¿Hasta dónde llega la influencia del factor humano en los procesos de fabricación? ¿Cómo podría definirse el conjunto de habilidades necesarias para trabajar en la industria manufacturera? La realidad es que existe una brecha entre tecnología y talento que ya hace cuatro años, según datos de WeForum, dejó sin cubrir 10 millones de empleos manufactureros en todo el mundo. Desde entonces la cifra no sólo no ha mejorado sino que continúa aumentando.

procesos de fabricación

Créditos fotográficos: solarseven

 

El impacto de la falta de cualificación es tal que afecta a:

  • Los salarios de los trabajadores.
  • El empleo.
  • La rentabilidad de los procesos de fabricación.
  • El crecimiento de los negocios manufactureros.

Está claro que es necesario un cambio de tendencia y lo cierto es que no es imposible. Existen formas de dar la vuelta a la situación y todas pasan por la innovación.

 

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

Innovación en los procesos de fabricación: el talento en serie

Si se tiene en cuenta que la innovación impulsada por el talento es el determinante número uno de la competitividad, la inversión en personal cualificado, a través del reclutamiento o la promoción interna, y siempre que se dé al desarrollo de capacidades la importancia que merece; es una opción rentable.

Para cerrar la brecha de habilidades hace falta ser adaptable, ser dinámico, responsable y estar preparado. El Foro Económico Mundial identifica 9 pilares clave sobre el futuro de los procesos de fabricación, entre los que destacan algunos de los que más influyen en la producción y su contexto. Se trata de los 3 siguientes:

  1. Habilidades: los procesos de fabricación han estado siempre ligados al desarrollo de habilidades, que a su vez ha servido como impulsor de las capacidades a nivel individual y de organización. Cada miembro de la fuerza de trabajo del sector posee habilidades adquiridas a través de la educación formal, capacitación o experiencia, que constituyen activos críticos. La aportación personal agrega valor al proceso de fabricación y, por eso, optimizar esta contribución redunda en mejores resultados.
  2. Innovación: las innovaciones pueden conducir a nuevos materiales, productos, procesos y servicios. A partir de una innovación de puede ofrecer al cliente una experiencia diferente, única y mucho más satisfactoria. De cara al negocio, la innovación en los procesos de fabricación sirve para crecer, aumentar los ingresos y diferenciarse de la competencia. La innovación es esencial para el desarrollo económico y para crear riqueza y, por eso, la responsabilidad innovadora no debe quedarse dentro de los muros de la fábrica, sino que ha de tener lugar en un entorno dinámico respaldado por los sectores público y privado.
  3. Cadenas de valor: las fábricas no son entes aislados. Hoy día, los centros de producción son parte de una estructura más grande que vincula a empresas y gobiernos. La fabricación contemporánea ha evolucionado hacia la creación de redes de valor complejas, con el potencial de generar crecimiento y mejorar la productividad.

 

El vínculo entre la fabricación y el crecimiento económico es crítico. Igual que los gobiernos deben alinear los planes educativos con las necesidades reales de los procesos de fabricación, para disminuir la brecha de talento; las fábricas han de continuar innovando, para asegurar la creación de empleo y la calidad de vida. Tal y como revela un estudio de The Manufacturing Institute, “cada dólar en ventas finales de productos manufacturados repercute en un total de 1,33 dólares en la producción de otros sectores”. Se trata del mayor multiplicador de cualquier industria y es fruto de una ecuación muy simple: tecnología y talento.

 

POST - TOFU - Gestión del talento en la SC