3 métodos para un control de stock efectivo

El control de stock sirve para conocer el nivel de inventario y monitorizar su evolución. Este seguimiento se aplica a todos los elementos que intervienen en la fabricación de un producto o servicio, y, por eso, el control de stock engloba, desde las materias primas, hasta los productos terminados. Cuando se lleva a cabo un control de existencias eficiente se consigue tener la cantidad adecuada de bienes en el lugar correcto y en el momento preciso, asegurando que el capital no está inmovilizado y protegiendo la producción en caso de problemas en la cadena de suministro.

iStock_000063269441_Small

Créditos fotográficos: istock alexdimitrov

Control de stock efectivo

Para poder llevar a cabo un control de stock efectivo hace falta conocer todo lo que se utiliza para elaborar los productos, ofrecer los servicios y administrar el negocio. El control de inventario necesita prestar atención a cuatro tipos principales de stock:

  1. Materias primas y componentes: es el stock listo para utilizar en la producción.
  2. Trabajo en curso: hace referencia a las existencias de productos terminados en el proceso de fabricación.
  3. Productos terminados: son los que ya están listos para la venta.
  4. Consumibles: también hay que tener en cuenta este tipo de stock, que interviene de forma indirecta en el proceso. Se trata, por ejemplo, de energía, combustible y material de oficina.

Dependiendo del tipo de stock, será necesario contar con cantidades más o menos ajustadas para garantizar el correcto flujo de bienes en la cadena e suministro. El control de stock debe conocer el valor de los productos y materiales para clasificarlos adecuadamente, mejorar la planificación y tomar las decisiones correctas.

 

Métodos de control de stock

Existen varios métodos que pueden aplicarse para realizar el control de stock. Saber decidir qué, cuándo y cuánto es imprescindible para poder optar por unos u otros, aunque en ocasiones también es posible combinarlos, si se cuenta con tipos de stock muy diferentes. Las tres formas de control de stock más extendidas son:

A/ Nivel de stock mínimo: se ha de calcular a qué volumen corresponde este nivel mínimo aceptable de stock y, cuando se alcance, se puede realizar un pedido.

B/ Revisión de stock: para llevar a cabo esta forma de control de stock es preciso realizar exámenes periódicos del nivel de inventario. A cada revisión irá asociada un pedido para devolver las existencias al nivel predeterminado que se haya fijado.

C/ Just In Time (JIT): este enfoque del control de stock tiene como objetivo reducir los costes mediante la reducción al mínimo del inventario. Los productos que se entregan cuando se necesitan y se utilizan inmediatamente. Existe el riesgo de quedarse sin existencias, por lo que es imprescindible estar seguro de que los proveedores pueden abastecer bajo demanda.

Todos estos métodos de control de stock se pueden utilizar junto con otras técnicas para perfeccionar la función de inventario, por ejemplo, reordenando los plazos de entrega, controlando los lotes, aplicando la técnica de primero en entrar es el primero en salir o realizando predicciones de las necesidades basadas en datos objetivos que favorezcan la agilidad mediante la fijación de intervalos predeterminados de abastecimiento.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: