Una cadena de suministro dinámica e integrada, con todos los actores que intervienen en ella, es la clave del éxito para las empresas competitivas.

cadena de suministro

Créditos fotográficos: istock scanrail

Una supply chain está compuesta no sólo por procesos internos, sino también por distintas empresas externalizadas que interactúan entre ellas para lograr un objetivo común que es dar servicio al cliente final.

Normalmente una cadena de suministro está compuesta de distintas fases, desde los proveedores, hasta el cliente final pasando por los minoristas y los fabricantes. Así pues, una de las prioridades más importantes a la hora de administrar una supply chain dinámica es la organización y coordinación de todos los procesos en los que intervienen en las distintas instituciones.

Por este motivo, en los últimos años se ha pasado de un enfoque de administración interno de la cadena de suministros a un enfoque Customer-driven, a través del cual se intenta generar una cadena de suministro más dinámica, alineada con todos los individuos que intervienen en ella.

Por lo tanto, para que la cadena de suministro se administre de forma integrada y eficiente, es necesario tener en cuenta toda la red de empresas que la forman y no sólo la parte interna de la empresa. Y aquí reside una de las claves, en entender que ciertamente no es una cadena, sino una red de distintas instituciones que interactúan entre sí y que deben coordinarse, además de que el término suministro implica una sola dirección, cuando hoy en día también existe la dirección contraria cliente-distribuidor o cliente-fabricante.

 

Perspectivas de la cadena de suministro dinámica

Hoy en día la competitividad entre empresas ya no es tal y como la conocíamos, sino que más bien ahora la competencia se da entre las distintas supply chain. Es decir, en la actualidad la organización debe tener una excelente relación con todos los actores que intervienen en su cadena de suministro para así poder llegar a otros mercados de la mano de estas organizaciones e incluso catapultar a la empresa hasta la internacionalización.

Existen estrategias de negocios que facilitarán esta coordinación de las distintas redes que conforman una cadena de suministro dinámica:

  • Tratamiento de proveedores: La organización ayuda a sus proveedores invirtiendo en ellos para que sus relaciones sean más fuertes y duraderas, para así llegar a producir un mejor producto. La clave está en llegar a acuerdos que convengan a los das partes y hacerle ver al proveedor que esa organización es su mejor opción gracias a los términos establecidos en el contrato.
  • Outsourcing: Esto quiere decir la subcontratación de otras empresas para realizar ciertas tareas. Esta una de las estrategias más importantes a la hora de tomar decisiones ya que se estará delegando totalmente alguno de los procesos de la cadena de suministro en otras organizaciones. A través de esta estrategia la organización podrá centrar todos sus esfuerzos y recursos en actividades más importantes y contratar a una empresa para que realice aquellas que no son esenciales, pero sí necesarias.
  • Inventario controlado por el proveedor: A través de esta estrategia el proveedor será el encargado de gestionar el stock necesario de materias primas que él suministra en la organización. Esta estrategia también está relacionada con el primer enfoque que comentamos, ya que la organización debe confiar en éste para acceder a toda la información necesaria sobre los almacenes y pedidos para poder controlar el inventario correctamente. A través de esta estrategia de negocio, la rotación de inventarios mejora rotundamente, además del tiempo de entrega al cliente final, por lo que la competitividad tanto del proveedor como del distribuidor o fabricante aumentan notablemente.

Además, para que estos enfoques se integren de manera eficiente con la cadena de suministro, ésta debe transformarse otorgando, confianza, compromiso, comunicación y colaboración entre las distintas empresas que conforman la supply chain.

 

POST - TOFU - Enfoque customer-driven