En muchas ocasiones se ha visto cómo un vehículo iba a hacer una entrega lleno y volvía a su punto de retorno con las manos vacías, ¿verdad? Es habitual pensar que esto es lo que ocurre cuando se hacen repartos pero, ¿no sería mejor ir a entregar un paquete y volver a tu punto de partida con otro tipo de mercancía aprovechando el viaje? Esto existe en el mundo de la logística y se conoce como el nombre de backhaul.

backhaul

Créditos fotográficos: istock paulbranding

Backhaul es una palabra inglesa que se ha adoptado dentro de la terminología logística y que no quiere decir otra cosa que el retorno del vehículo a su punto de partida, pero haciendo este camino de vuelta con una carga útil. El backhaul pone fin a los vehículos cargados hasta arriba a la ida y cargados de aire a la vuelta, ya que lo que propone esta filosofía es emplear el viaje de vuelta para tarter otro tipo de carga, de manera que el trayecto se pueda aprovechar.

 

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

La idea es sencilla; el vehículo en sí hace su reparto establecido y, una vez entregada su mercancía, en el camino de vuelta va parando por aquellas empresas que tienen que devolver mercancía, productos o embalaje al punto de retorno. Este tipo de logística inversa que se caracteriza por el retorno de los viajes con mercancía útil trae muchos beneficios para las empresas que apuestan por él:

  • Se puede contemplar como una nueva vía de negocio.
  • Optimización de costes. Tanto por parte de la empresa de recogida como de las empresas proveedoras.
  • Incremento de la carga de trabajo.
  • Abastecimiento a más clientes.
  • Ahorro de tiempo en las entregas.
  • Mayor prioridad a los clientes.

Pero esto no sólo aporta beneficios a las empresas que lo pongan en práctico, si no también a toda la sociedad. Al hacer la propia empresa el camino de ida y de vuelta con carga útil evita que otros proveedores tengan que ir hacia la empresa de reparto con cargas, ya que de esto se encarga la empresa en sus viajes de vuelta. Con esta medida se contamina menos porque se emite menos Co2 a la atmósfera por la reducción de viajes del resto de camiones.

 

¿Qué tener en cuenta para realizar el backhaul correctamente?

A la hora de plasmar una estrategia de backhaul hay que tener en cuenta varios puntos. El primero de ellos es planificar bien las rutas de entrega y de recogida. Éstas tienen que estar optimizadas al máximo de tal manera que sean eficientes. Se empezará trazando un plano de los puntos de entrega que tiene que hacer cada repartidor y, una vez establecida la ruta de entrega, se verá qué proveedores son cercanos a esta ruta para que, sin desviarse mucho, el camión a la vuelta pueda pasar por dichos puntos a hacer la recogida.

Otro punto a tratar es el tema de qué empresas entran a formar parte de esta cadena de logística inversa. Lo lógico es que se trate con proveedores fuertes que compartan la visión win to win de este tipo de logística. Hay que tener en cuenta que en este tipo de servicios los proveedores fluctúan en base a sus necesidades o a si sus productos son temporales o no. Todo esto es importante contemplarlo de antemano para poder realizar una correcta planificación.

Lo idóneo es hacer planificaciones mínimo de un mes con datos en mano cogiendo las necesidades de cada proveedor. Esta planificación no debe ser estricta por las fluctuaciones que presenta el mercado pero sí que puede ser una buena guía para establecer rutas de reparto y de recogida. Por último mencionar que estos planes deben ser revisados continuamente para adaptar paradas y maximizar al máximo el proceso de retorno.

 

POST - TOFU - Gestión del talento en la SC