Barreras a la estrategia de coordinación financiera entre entidades locales

La gestión de la cadena de suministro ha evolucionado. Las empresas líderes ven cada vez más la excelencia cadena de suministro como algo más que una forma de reducción de costes, entendiéndola como una fuente de ventaja competitiva, con el potencial para impulsar la mejora del rendimiento en servicio al cliente, la generación de ganancias, la utilización de activos y el ahorro. La colaboración adquiere distintas formas y niveles. Entre ellos, la coordinación financiera entre entidades locales, que parte de una integración eficaz y coherente de los procesos dentro de cada entidad, y se completa con la cohesión de las entidades de la cadena, resulta esencial para lograr objetivos.

Group of Business People in Meeting Photo and Illustration

Group of Business People in Meeting Photo and Illustration

Créditos fotográficos: istock Rawpixel Ltd

Si bien, en lo que respecta precisamente a este área, la coordinación financiera entre entidades locales, hay que tener en cuenta que la visión a corto plazo domina el negocio actual, por lo que los acuerdos a largo plazo suelen resultar muy difíciles de lograr. Acuerdos financieros y operacionales sobre la propiedad de inventario, sobre el modo de compartir los costos y beneficios de la inversión, la puesta en común de recursos o consenso sobre los planes de negocios son indispensables para el éxito en las prácticas de colaboración en la cadena de suministro. Pero, son el interés, el grado de compromiso y una cultura de empresa y visión de negocio alineadas los que hacen el resto.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre las estrategias de colaboración en supply clain PILL CTA - eBook - Colaboración SC

CTA - eBook - Colaboración SC

 

Coordinación financiera entre entidades locales: a medio camino en la estrategia colaborativa

La colaboración en la cadena de suministro es un proceso que requiere de tiempo e implicación. Se trata de un esfuerzo continuo en el que se diferencian cuatro fases que, aplicadas a una iniciativa de coordinación financiera entre entidades locales responderían a:

1. Comunicación: se busca mejorar el rendimiento del intercambio informacional entre las entidades. En base a datos compartidos, el objetivo de esta etapa es optimizar la toma de decisiones.

2. Coordinación: se busca la armonía en los procesos internos de cada entidad, un equilibrio que debe extenderse a los procesos que se ejecuten entre entidades. En este momento la infraestructura de IT se hace crucial para que el resultado de la coordinación financiera entre entidades locales se haga realidad.

3. Colaboración intensiva: llegados a este punto la toma de decisiones adquiere un tinte estratégico global que integra más si cabe a las organizaciones. La calidad y apertura de diálogo que se ha alcanzado permiten un mejor aprovechamiento de oportunidades, mejoran la capacidad de innovación y traspasan los límites de la logística.

4. Alianza: es el nivel más elevado de colaboración e implica que, entre socios, los vínculos financieros se han consolidado y se ha llegado al punto de compartir beneficios y opciones de inversión.

Barreras a la coordinación financiera entre entidades locales

A medida que se asciende en el nivel de colaboración y se fortalecen las alianzas, aumentan los beneficios derivados de ellas. No obstante, no es una evolución rectilínea. Se trata de proyectos muy complejos que pueden verse afectados por numerosos factores. Entre las razones por las que la coordinación financiera entidades locales se complica se encuentran:

  • Dificultad para que la colaboración se proponga en el momento adecuado para todas las partes: no sólo es complicado hallar la oportunidad idónea para apostar por la integración de la red sino que, en la mayoría de las empresas, tienen dificultades para alinear sus procesos internos con clientes y proveedores. Todos estos aspectos inciden negativamente en la construcción de relaciones, base de la coordinación.
  • Precaria infraestructura de TI: la falta de conectividad, la ausencia de una plataforma común para la compartición de datos y la falta de una estrategia que guíe el intercambio de información pueden abocar al fracaso a cualquier iniciativa de este tipo en la cadena de suministro.
  • Falta de confianza: que puede deberse a factores culturales, ser producto de las políticas de confidencialidad o surgir como resultado de la mera falta de voluntad para compartir información sensible o implicarse más en la colaboración.

 

Post relacionados:

Guía gratuita sobre las estrategias de colaboración en supply chain

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain