Benchmark de procesadores: ¿sustituir o renovar?

Elegir el equipo informático más adecuado a las necesidades concretas de cada momento no es una tarea sencilla; entran en juego cuestiones financieras, logísticas y de organización que dificultan la elección del mejor momento para realizar un cambio sustancial de los equipos de la empresa, además de los evidentes asuntos de cariz técnico que es necesario contemplar para ajustar la inversión a las necesidades reales.

Sobre este último aspecto, de tipo técnico y especialmente complejo para los profanos en la materia, antes de elegir un equipo informático determinado (o de renovar algunos de sus componentes) se deben tener en cuenta diversos factores clave para que el nuevo equipo o el resultante de la recomposición esté a la altura de las expectativas. Hoy trataremos precisamente de este asunto: ¿renovar o recomponer?, aludiendo a los procesadores y los componentes más estrechamente vinculados a los mismos, repasando algunos de los principales pros y contras que se presentan al sustituir un procesador o renovar totalmente un equipo cuando este queda obsoleto, concluyendo con un breve y rápido (pero esperamos que ilustrativo) benchmark.

benchmark procesadores

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

Benchmark o comparativa entre procesadores por rendimiento

El procesador, CPU o unidad central de procesamiento es un elemento clave de cualquier equipo informático. Pertenece a los componentes del hardware interno de las computadoras (y de otros dispositivos electrónicos) tanto de sobremesa como portátiles, y son los encargados de leer, interpretar y ejecutar las instrucciones que damos a nuestras máquinas (no en vano se les considera los cerebros de las computadoras).

Con el tiempo, el desarrollo de nuevas aplicaciones y programas que requieren más memoria y consumen mayores recursos nuestros equipos quedan obsoletos. Se ralentizan, se bloquean o cuelgan, no cumplen su cometido con la celeridad que sería deseable… en definitiva, exigen una renovación. Entonces surge la gran duda de si es más conveniente añadir componentes más avanzados aprovechando otras partes del equipo, o directamente sustituirlos por equipos nuevos.

Llegados a este punto no conseguiremos hallar una solución universal; dependerá de cada caso y situación que lo más conveniente sea sustituir algunos componentes, como el procesador (con las limitaciones que ello implica), por otros más nuevos y potentes, o adquirir un equipo nuevo (con la inversión económica que esto requiere). No obstante, si el problema radica en el procesador, como ocurre frecuentemente, debemos tener en cuenta que si bien es posible sustituir un CPU por otro en un equipo antiguo, en un entorno empresarial donde la eficiencia no es una opción y el máximo rendimiento de los equipos condiciona determinantemente el día a día, esto no siempre es conveniente ya que existirán limitaciones impuestas por otros componentes, como la placa base, u otros condicionantes para que los equipos rindan de un modo óptimo, como la posibilidad de ampliar la memoria RAM (algo que depende íntimamente del tipo de procesador).

Pese a ello, nunca está de más ver qué pros y contras presenta, de un modo principal, cada una de estas opciones.

Sustitución de los procesadores

Ventajas

  • Es mucho más económico.
  • Permite aprovechar otros componentes del equipo.
  • Se minimiza el impacto de la configuración de redes de trabajo local.

Inconvenientes

  • Requiere algunos conocimientos técnicos y de hardware.
  • La placa base del equipo limitará el tipo de procesador que podamos implementar.
  • Por lo general, nos obligará a cambiar otros componentes como la memoria RAM, siempre con los límites impuestos por la arquitectura del nuevo procesador.
  • No es una solución a largo plazo.

Renovación total de los equipos

Podemos tomar los puntos anteriores y fijarnos en su reverso para completar nuestro breve benchmark: sustituir completamente un equipo es mucho más caro que cambiar alguno de sus componentes, desde el punto de vista medioambiental es bastante menos sostenible (no se pueden reaprovechar, en muchas ocasiones, los componentes de los equipos antiguos), hace falta reconfigurar la red o las redes de trabajo local asignando permisos a los nuevos equipos… y lo mismo sucede con los inconvenientes: ofrece menos limitaciones, representa una solución de más largo alcance y no obliga a manipular otros componentes y elementos internos del equipo.

Post relacionados:

POST - TOFU - Carrera profesional: profesionales más buscados [Duplicate]

Publicado en Analiza tu Supply Chain Etiquetado con: