Benchmarking: ejemplos de análisis para la mejora de la competitividad

La técnica del benchmarking es, frecuentemente, mencionada como una de las técnicas más idóneas para mejorar la competitividad de una organización empresarial. Y efectivamente, así es siempre que se tengan en cuenta algunas claves fundamentales para su correcto empleo y gestión.

Se trata, como sabemos, de una técnica de análisis y gestión que, en último término, consiste en detectar, reconocer y aplicar las mejores prácticas de la propia compañía y de otras empresas, sean o no competencia directa, para incrementar la competitividad de la organización. Evidentemente, para ello es necesario realizar un análisis minucioso del mercado, del estado de la competencia y de las potencialidades propias, algo en lo que herramientas como el cuadro de mando (CMI) cobran un papel protagonista.

Para verlo con mayor detalle, a continuación mostraremos algunos ejemplos de cómo realizar un benchmarking adecuado sacando el máximo partido al CMI.

Benchmarking ejemplos

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

 

Ejemplos de benchmarking bajo las perspectivas del cuadro de mando

Como sabemos, una de las mayores ventajas del cuadro de mando es que nos permite realizar un análisis detallado e integral de la situación del negocio, aproximándose a él desde 4 perspectivas distintas y fundamentales: la perspectiva financiera, de crecimiento, de procesos internos y del cliente, todas ellas a tener muy en cuenta a la hora de aplicar una técnica de benchmarking.

Por este motivo, el benchmarking desde el cuadro de mando deberá planificarse, también, observando estas 4 perspectivas para explotarlo al máximo y sacar de él todo el provecho posible, además de servirnos para focalizar el análisis sobre los aspectos más interesantes para el negocio. Veámoslo con algunos ejemplos:

  • Perspectiva financiera: imaginemos que el área financiera de nuestra organización detecta pérdidas debidas a actividades fraudulentas, o a una baja percepción del riesgo por parte de los responsables de tomar decisiones sobre las inversiones a realizar. Riesgo y fraude serán, en este caso, los puntos débiles de la propia compañía, y sin duda, sea cual sea su mercado, le convendrá fijarse en las actividades de organizaciones como compañías de seguros, entidades financieras o banca tradicional para implementar aquellas medidas que permitan mejorar en estos aspectos.

  • Perspectiva de procesos internos: gracias al cuadro de mando se pueden detectar fácilmente las operaciones más eficaces y eficientes de la cadena de valor de la propia compañía, visibilizar las prácticas de las que depende su éxito y exportarlas a otras áreas o departamentos realizando las adaptaciones oportunas.

  • Perspectiva de crecimiento: descubrir cómo han logrado crecer, expandirse y ampliar su cuota de mercado organizaciones con una actividad similar, operen o no en nuestro mismo mercado, y comparar su praxis con las operaciones clave de la propia compañía para mejorarlas y optimizarlas. Por ejemplo, en el caso de las operaciones logísticas, servirá enormemente prestar atención a cómo gestiona el stock la competencia, o qué nuevos canales de distribución ha incorporado a su cadena de suministro.

  • Perspectiva del cliente: fundamental para la mejora de la cadena de suministro, atender a cómo la competencia presta sus servicios y ofrece soluciones a las necesidades de los consumidores permitirá ajustar más y mejor la propia oferta, e incluso adelantarnos a la demanda si empleamos las herramientas tecnológicas oportunas. En este sentido, la guía Cadena de suministro y software (un recurso completamente gratuito) ofrece las claves necesarias para equipar a la organización con la tecnología más adecuada.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Benchmarking CDS [Duplicate]

 

Publicado en Analiza tu Supply Chain Etiquetado con: