Benchmarking logístico: 3 formas de llevarlo a cabo

Identificar las áreas de susceptibles de mejora y tratar de optimizar procesos es una labor continua en una cadena de suministro. Uno de los métodos para hacerlo es el benchmarking logístico. Este sistema consiste en una serie de pruebas de evaluación comparativa, que permiten a la organización identificar esas áreas y priorizar el esfuerzo.

Créditos fotográficos: BrianAJackson

Entre los objetos de un estudio de este tipo se encuentran desde la eficiencia del inventario, hasta la productividad, o de la evaluación del riesgo de supply chain al análisis de rendimiento de sus proveedores.

 

CTA - BOFU Master Supply Chain - TEXT

 

La necesidad del benchmarking logístico

Para realizar un benchmarking logístico hay que evaluar el desempeño de la cadena de suministro teniendo en cuenta los resultados producidos, el valor generado y el tiempo necesario para ello. Este tipo de métodos ofrecen a las organizaciones una medida tangible de la eficiencia de los diferentes procesos de la cadena de suministro que, de otra forma, sería complicado determinar.

Para que el benchmarking logístico sea realmente efectivo y sirva de ayuda para promover la mejora continua, no debe considerarse como una acción puntual. Las operaciones de la cadena de suministro dentro de una organización deben revisarse constantemente, de esta forma se puede identificar:

  • Áreas susceptibles de mejora.
  • Ineficiencias que pueden ser eliminadas.

La evaluación comparativa, cuando se une al establecimiento de metas y está sujeta a una estrategia, permite a la empresa evaluar las oportunidades reales de optimización. En ocasiones, la fuente de mejora se hallará en el ajuste de la densidad de almacenamiento, otras en el aumento de la precisión en los envíos, y, también puede darse el caso de que haya que trabajar por elevar los niveles de productividad. Lo importante es que, gracias al benchmarking, las decisiones que se tomen estarán bien informadas y basadas en datos objetivos y actuales.

Además, el proceso de evaluación comparativa puede proporcionar a una empresa una estimación de los beneficios que podría llegar a obtener mediante la implementación de cualquier mejora. Así, resulta más sencillo evaluar la rentabilidad de los cambios a introducir, para poder establecer prioridades.

Los beneficios del benchmarking logístico son muchos, pues es fuente de ventaja competitiva. Su valor reside en su potencial para ayudar a los responsables de supply chain a, por ejemplo:

  • Reducir la cantidad de mano de obra necesaria para cumplir con los pedidos de los clientes.
  • Disminuir el volumen de inventario físico y el gasto asociado.
  • Mejorar la visibilidad y la precisión del inventario.
  • Mejorar las tasas de entrega a tiempo de los clientes.
  • Reducir los costes de transporte y flete.
  • Optimizar la carga, para aumentar la eficiencia y disminuir el gasto.
  • Mejorar la productividad de la mano de obra y acelerar los tiempos de ciclo de muelle a stock y de picking a expedición.

 

Tipos de Benchmarking logístico

Existen distintos tipos de benchmarking logístico que pueden llevarse a cabo de forma independiente o complementaria. Benchmarking interno, que se centra en la propia empresa; externo, que examina procesos fuera de la industria directa; y competitivo, que evalúa otras empresas dentro del mismo sector.

  1. Benchmarking interno: este tipo de análisis permite comparar el modo en que los procesos se llevan a cabo en las distintas instalaciones de la empresa. Puede llevarse a cabo en organizaciones que cuenten con una variedad de instalaciones con ubicaciones diferentes, pero funciones equivalentes. Sería el caso del benchmarking logístico de los centros de distribución de distintos países o los almacenes de regiones diferentes. Al contrastar resultados se pueden identificar esas mejoras que pueden hacerse en alguna de las instalaciones, para después extenderse a otras y propagar esa optimización.
  2. Benchmarking externo: el benchmarking interno es efectivo, accesible y da buenos resultados. Sin embargo, las empresas que quieren lograr un mayor impulso necesitan investigar nuevas formas de mejorar el desempeño de sus procesos internos. Para ello, pueden recurrir al benchmarking logístico externo, que les mostrará nuevas dimensiones de eficiencia, les ayudarán a superar sus propios límites y los expondrá a diferentes métodos y procedimientos. Una vez obtenidos los resultados de la evaluación, es momento de desarrollar un plan de mejora para las propias instalaciones basado en todo lo observado.
  3. Benchmarking competitivo: la necesidad de recurrir a este tipo de benchmarking logístico viene dada por la posición en el mercado. Cuando resulta cada vez más complicado ponerse al nivel de los competidores, es imprescindible buscar la forma de averiguar las causas de que los propios procesos no sean tan eficientes. Para este tipo de análisis suele ser preciso contratar los servicios de empresas de consultoría e investigación, quienes se ocupan de identificar las fortalezas y debilidades de los procesos en base a las de los principales competidores.

 

Independientemente del tipo de benchmarking logístico que se desee llevar a cabo, existen ciertos componentes que no deben faltar. Es cierto que no todos los proyectos de evaluación comparativa incorporarán de forma exhaustiva esta lista de componentes, pero el conocimiento es clave para la ventaja competitiva y, a mayor información, mayor visión.

Una vez se dispone de las métricas extraídas de cada uno de ellos se puede utilizar la combinación de los mismos que se considere más oportuna.

Así, para un benchmarking logístico en profundidad, es necesario evaluar:

  • Desempeño: se refiere a la eficiencia en la realización de diferentes tareas y puede extenderse a cualquier proceso, para identificar las áreas donde se puede aumentar la eficiencia.
  • Finanzas: se trata de un análisis financiero de las operaciones que se evalúan.
  • Estrategia: se ocupa de observar cómo transcurre la lucha por el posicionamiento de otras empresas, bien dentro del mismo sector, bien procedentes de otras industrias.
  • Productos: el benchmarking logístico, en este caso, se centraría en comparar el producto de una empresa con el de otra, desde los materiales que lo configuran, hasta los procesos de fabricación o el valor que entrega al cliente.

 

Publicado en Analiza tu Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management