¿Está la cadena de suministro preparada para adaptarse a las exigencias de los clientes? ¿Cuenta supply chain con capacidades digitales necesarias para apoyarse en la tecnología a la hora de ganar alineación con su estrategia customer driven?

Créditos fotográficos: olm26250

Pese a que la respuesta debería ser unánime dentro de cada organización, lo cierto es que no es así. Empleados y ejecutivos tienen una percepción muy diferente de la capacidad de la organización a la hora de adaptarse a los cambios.

 

TEXT - TOFU - Enfoque customer-driven

 

El cambio que no llega a todos

Según un estudio de  Gartner, “más de un tercio de los ejecutivos de la cadena de suministro piensan que están liderando el cambio”. Sin embargo, llama la atención que, mientras que la cifra en el caso de quienes ostentan puestos de responsabilidad rozaba el 36%, cuando se hacía la misma pregunta al resto de trabajadores de supply chain, sólo el 13% consideraban que la cadena de suministro se ajustaba a las variaciones de la demanda, los requisitos del mercado y los avances tecnológicos.

 

¿Por qué estas diferencias? ¿Cuáles son sus consecuencias?

El origen de esta diversidad de opiniones tiene que ver con el enfoque. Si bien los primeros abordan la cuestión desde un punto de vista estratégico, los segundos lo hacen de acuerdo a un planteamiento táctico. El problema es que esta falta de sincronización termina afectando a la eficacia de la estrategia customer driven.

Para evitar los efectos negativos que este desajuste podría causar en la imagen que los clientes tienen de la empresa, Gartner recomienda:

  1. Definir el propósito del cambio y compartir este enfoque con todos los miembros de la organización.
  2. Movilizar a la fuerza de trabajo para cambiar los modelos de negocio, las tecnologías, los procesos y las habilidades, adecuándolas a los que supply chain de verdad necesita.
  3. Tratar de buscar un equilibrio sostenible entre las diferentes formas de entender el compromiso y de implementar los principios del cambio.

Es importante alinearse con los valores de una gestión ágil. Desarrollar la capacidad de diseñar y adoptar nuevas ideas, no tener miedo a afrontar cambios a gran velocidad y de forma eficiente deben ser algunas de las metas de las cadenas de suministro que quieran resolver estas cuestiones que ponen freno al éxito de sus iniciativas customer driven.

En este proceso, es de utilidad recurrir a:

  • La comunicación y todas las soluciones tecnológicas que permitan mejorarla, tanto a nivel interno, como en lo que respecta a la cadena de suministro extendida. El loop de feedback debe fluir sin interrupción.
  • La monitorización y los software que faciliten el seguimiento que hay que hacer a los cambios, para comprobar realmente si se están alcanzando objetivos.
  • La integración de la información que procede de fuentes diversas y se presenta en toda clase de formatos. A veces, no se tiene más tiempo para reaccionar ante un cambio que el que existe para identificar el inicio de una nueva tendencia que empieza a despuntar. La visibilidad de supply chain de extremo a extremo debe quedar garantizada.

 

Lograr que una estrategia customer driven obtenga los resultados esperados es cuestión de capacidades y tecnología. La visión debe poder respaldarse por un trabajo sincronizado a todos los niveles y en todos los componentes.

 

POST - TOFU - Enfoque customer-driven