Cómo gestionar una crisis empresarial

Son muchas las noticias que asaltan diariamente la prensa de empresas con crisis empresariales o crisis de reputación que hacen que los negocios se vean seriamente afectados.

crisis empresarial

Créditos fotográficos: istock kieferpix

Las crisis, pese a que se suelen ver con ojos atemorizados por ser un hecho negativo que daña la imagen de la empresa, pueden considerarse como un toque de atención para proceder a un cambio organizativo y revertir la situación negativa resurgiendo, cual ave fénix, de sus ceniza mucho más fortalecido.

Según estudios recientes, se estima que el 95% de las empresas sufrirán alguna crisis, en mayor o menor medida, a lo largo de su vida, pero, tan solo un 10% de éstas saldrán reforzadas y verán las crisis como una oportunidad de mejora profesional y de crecimiento empresarial. Con estos datos sobre la mesa es normal que, los directivos de las empresas, tarde o temprano, acaben por enfrentarse a alguna crisis empresarial.

Por ello, los directivos deben estar preparados en cualquier momento para tomar las riendas de la situación y revertirla con el fin de que el negocio no se hunda. Para ello, es necesario desarrollar ciertas habilidades que marcarán el punto de inflexión entre superar o no la crisis.

 

Claves para superar una crisis empresarial

La primera clave es la previsión. Adelantarse a los posibles cambios y problemas es la primera clave para poder solventar una crisis empresarial con solvencia. Para ello hace falta una mentalidad abierta a los cambios y una gran capacidad de análisis para estar al tanto de todos los cambios que se producen, tanto en el interior como en el exterior de la empresa. Además, en el punto de la previsión es bueno contar con un manual que indique qué pasos a seguir en caso de crisis, ya que ello ayuda a actuar de manera adecuada incluso en momentos de máxima tensión.

En estos casos la comunicación es fundamental a todos los niveles. Por una parte debe existir una buena comunicación interna y contar a los empleados qué está sucediendo y la manera de proceder, de tal manera que así se evite un mal ambiente interno y se eviten informaciones contradictorias en el seno de la empresa que puedan salir al exterior. Por otra parte la comunicación externa también hay que trabajarla, ya que es mejor hablar uno mismo del problema antes que lo hagan terceros y viertan información falsa o poco precisa que agrande más la crisis empresarial.

Y por último la mente fría, en estos casos, puede ser la mejor aliada. Se debe desterrar todo instinto de impaciencia y de dejarse llevar y pensar todos los pasos que se van a dar para no afectar negativamente al trabajo que se está haciendo.

 

Lufthansa, un buen ejemplo de cómo gestionar una crisis empresarial

Son muchos los casos de empresas que caen en una crisis empresarial pero, lo cierto, es que si hay una empresa que ha salido bien de una de ellas esa es Lufthansa.

Después del fatídico accidente de la compañía en los Alpes, muchos expertos en comunicación han valorado de excelente la actuación llevada por la empresa frente a esta crisis. Para conseguirlo, basó su plan de acción en tres pilares: transparencia, comunicación constante y un elevado apoyo a las familias de las víctimas.

Sin lugar a dudas, saber gestionar una crisis empresarial correctamente es vital hoy en día, ya que el acceso a Internet y las redes sociales pueden hacer que, dicha crisis, se expanda aún más en el tiempo.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST

Publicado en Noticias Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management