Cómo influye la gestión de almacén sobre la cadena de suministro

La gestión de almacén es un proceso complejo que a su vez comprende un buen número de procesos y actividades propias de la función logística que han evolucionado enormemente en los últimos años.

Tradicionalmente, la gestión de almacén remitía a la administración y el correcto mantenimiento de un espacio concreto y de las mercancías contenidas en él. Básicamente, las funciones de la figura responsable de la gestión de almacén se limitaban al control de entradas y salidas, y a la revisión periódica del estado de los productos almacenados, con especial atención a los sistemas de rotación que garantizaban su máximo aprovechamiento reduciendo al mínimo las pérdidas sufridas. Actualmente, y aunque estas funciones siguen definiéndose entre las responsabilidades propias de la gestión de almacén, esta ha devenido en un aspecto clave para el correcto desempeño de la cadena de suministro, y de sus procesos propios y asociados, hasta el punto de convertirse en una pieza fundamental capaz de aportar un valor extra al bien o el servicio prestado al cliente.

gestion de almacen

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descagra, de forma gratuita, de nuestra guía sobre estratagia de marca blanca

TEXT - TOFU - Innovación CDS

El valor añadido de la gestión de almacén

No es difícil advertir de qué modo y en qué sentido la gestión de almacén puede aportar un valor añadido a la prestación de servicios o productos, es decir, en último término cómo repercute en el desempeño correcto de la cadena de suministro y, por ende, en el grado de satisfacción alcanzado por el cliente.

Fijémonos, por ejemplo, en la importancia que adquiere la gestión de almacén en el suministro de materias primas a la cadena de producción: una correcta gestión preverá posibles puntas de producción o cualesquiera fluctuaciones de la demanda en un sentido u otro, y todo ello minimizando al máximo los costes de almacenamiento y provisión, evitando de este modo el encarecimiento del producto o el servicio final, garantizando una respuesta efectiva a distintos niveles de demanda y manteniendo los stocks por debajo de los niveles de riesgo, tanto por excesiva acumulación como, en un sentido contrario, por rotura.

Así mismo, y de un modo mucho más directo, una correcta gestión de almacén garantiza la fluidez de los distintos procesos logísticos de la compañía, desde la expedición hasta la distribución de los bienes y/o servicios, procurando mantener el necesario equilibrio entre cada uno de los aspectos implicados en la cadena de suministro. Mantiene pues, por un lado, los stocks en niveles óptimos para evitar los riesgos antes descritos, permite ofrecer una respuesta inmediata a una demanda puntual y excepcional sin estresar al resto de la cadena productiva, y todo ello procurando reducir, al mismo tiempo, costes y acumulaciones innecesarias.

No cabe duda de que la gestión de almacén es un proceso vital asociado a la cadena de suministro, y que su correcto desempeño depende, en buena medida, de la adopción de una estrategia adecuada y de la implementación de las herramientas necesarias para automatizar procesos y tareas, establecer una comunicación fluida entre distintos departamentos y agilizar la monitorización de los procesos asociados por parte de los cargos directivos o de responsabilidad.

Post relacionados:

POST - TOFU - Innovación cadena de suministro

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con: