Cómo tener éxito en la planificación de la cadena de suministro

La planificación es una función estratégica en el entorno de gestión de la cadena de suministro. No se trata de un cometido más y, por mucho que se intente sistematizar su aplicación, no es una tarea rutinaria, ni mucho menos. La planificación de la cadena de suministro puede ocuparse de las ventas, las operaciones las necesidades de materiales o la gestión de la demanda de inventario administrado por un vendedor. Tener éxito en la planificación es cuestión de experiencia, pero también de capacidad de predicción y de conocimiento del mercado. La conformación de la demanda, la detección de las tendencias y cambios en los hábitos de los consumidores y la respuesta ágil, son ventajas que se desprenden de la exhaustividad de una fase inherente a la gestión exitosa del supply chain.

Global business network traffic concept

Global business network traffic concept

Créditos fotográficos: istock Violka08

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la cadena de suministro global

PILL CTA - eBook - Radiografía cds global

Planificación de la cadena de suministro: personal e intransferible

En cuestión de planificación de la cadena de suministro es peligroso generalizar. La adaptación de normas, la implementación de mejores prácticas o la inspiración en base a tácticas ajenas llevadas a cabo por los principales competidores puede no funcionar. Al igual que en lo concerniente a la satisfacción de la demanda se tiende a la personalización, esta cualidad de “hecho a medida” también debe ser aplicable a la gestión del supply chain y, por supuesto, a la planificación de la cadena de suministro.

Ello no implica que no se puedan integrar las prácticas más apropiadas, con la única precaución de que siempre habrán de contribuir a impulsar el rendimiento competitivo deseado, que es el que se traduce en:

  • Mejora en el coste de fabricación (productividad del trabajo y rendimiento del producto).
  • Mejora en la rotación de inventario.
  • Reducción en exceso y obsolescencia de inventario.
  • Mejora en la fiabilidad de entrega.
  • Puntualidad en el lanzamiento de nuevos productos.
  • Aumento de la velocidad de respuesta a los eventos no planificados significativos de demanda.

Estas mejores prácticas en materia de planificación de la cadena de suministro logran resultados optimizados, tanto a corto como a largo plazo, en las organizaciones que las adoptan. Su aplicación puede comenzar de forma progresiva, para terminar incorporándolas todas, al tiempo que se logra transformar los modos de trabajo hacia modelos más eficientes; todo ello gracias a una planificación de mayor alcance y precisión. Los principios que hacen posible lograrlo son los siguientes:

  • Gestión sistemática de datos maestros: incluyendo campos de datos clave para artículos, clientes, recursos de fabricación y proveedores y garantizando su homogeneidad en toda la organización, para evitar errores y duplicidades.
  • Sincronización de los procesos de planificación de la ejecución táctica: abarcando todos los procesos, operaciones, sistemas e instalaciones, para una visión global que minimice el riesgo.
  • Búsqueda de la colaboración: entre socios de la cadena de suministro como elemento clave para conciliar pronósticos, intercambios de información y órdenes de pedido, con el consiguiente impacto positivo en la planificación.
  • Apuesta por un enfoque de mejora continua: para entender el comportamiento del consumidor o usuario y garantizar una mejores respuesta.

 

Post relacionados:

CTA - eBook - Radiografía CdS

Publicado en Noticias Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management