Composición y funciones de la carta de porte aéreo

La carta de porte aéreo (o AWB, por su nombre en inglés: Air Waybill) es emitida por una compañía de transporte y, como toda carta de porte, formaliza el contrato de transporte (en este caso por vía aérea) de una mercancía entre el cliente y el prestador del servicio. A su vez, sirve de documento de recibo que certifica la recepción de la mercancía por parte de la compañía transportista para su posterior expedición.

Frente a otros tipos de cartas de porte, como la carta de porte por carretera o la de carta de transporte ferroviario (carta de porte CIM), presenta algunas diferencias destacables, entre ellas la certificación por parte de la compañía transportista del conocimiento de la mercancía transportada (común también a las cartas de porte marítimo), algo que en el transporte terrestre se reduce a una mera constatación.

carta de porte aereo

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre gestión de proyectos logísticos

TEXT - TOFU - Gestión proyectos logísticos

Principales características de la AWB, o carta de porte aéreo

La AWB, o carta de porte aéreo, es un contrato de transporte no negociable, regulado por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que certifica el compromiso por parte de la compañía transportista de realizar el porte de la mercancía recibida (y conocida en el momento de su embarque, como hemos comentado anteriormente) de un aeropuerto a otro.

Resumiendo y ampliando lo dicho hasta ahora, la carta de transporte aéreo cumple las siguientes funciones:

  • Formalizar el contrato de transporte y, con ello, también certifica el conocimiento de embarque.
  • Certificar la recepción de la mercancía.
  • Facturar los costes del servicio.
  • Certificar las coberturas de seguro en los casos en que así lo solicite el contratante.
  • Consignar y detallar las condiciones de transporte y manipulación de la mercancía.
  • Describir las condiciones del transporte pactadas entre las partes.
  • Detallar las magnitudes y especificidades de la mercancía transportada.
  • Servir de documento declarativo en la aduana.

Debe incluir, por lo tanto, los siguientes datos:

  • El número de identificación de la compañía de transporte aéreo (de 3 dígitos).
  • El código del envío (8 dígitos).
  • El aeropuerto de expedición, la identificación del transportista (o transportistas) y la ruta de transporte.
  • Datos completos de la parte contratante, del destinatario y de la compañía de transporte aéreo.
  • Código y datos del agente de la IATA encargado del transporte.
  • Si se da el caso (a solicitud del contratante): el seguro del transporte y la prima aplicada.
  • Los datos detallados del transporte: costes, carga, fechas de entrega y facturación, etc.

Todas las cartas de porte aéreo están identificadas por un número de serie o registro, compuesto por 11 dígitos (los 3 que identifican a la compañía aérea, seguidos de los 8 dígitos del código de envío, antes mencionados).

La carta de transporte aéreo se emite en tres documentos originales: uno de color azul, para la parte contratante o el expedidor, una copia de color verde, para la compañía aérea, y otra de color rosa, para el destinatario.

A parte de estas 3 copias originales, también cuenta con un mínimo de 4 copias con fines operativos, 3 de las cuales (de color blanco) consignan, respectivamente, los distintos operadores que han intervenido en el transporte de la mercancía (cuando haya más de uno se emitirán las copias necesarias), la recepción del porte en el aeropuerto de destino y el agente encargado del embarque; la última, de color amarillo, sirve de justificante de recepción de la mercancía por parte del destinatario (certificado con la firma del mismo).

Post relacionados:

POST - TOFU - Claves gestión proyecto logístico

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: