Las aptitudes sociales son la clave para una buena comunicación. Este conjunto de habilidades caracterizan a los líderes más admirados, a los empleados propuestos para un ascenso o a los candidatos con mayores posibilidades de superar un proceso de selección de personal. Además, la construcción de buenas relaciones con otras personas puede reducir considerablemente el estrés y la ansiedad en la vida personal. De hecho, la mejora del apoyo social está vinculada a una mejor salud mental en general, al actuar como un amortiguador de los sentimientos de ansiedad y los estados de ánimo bajos.

Las aptitudes sociales se desarrollan al interactuar con los demás construyendo relaciones de confianza y al practicar las habilidades comunicacionales. A menudo, las personas tienen las habilidades necesarias, pero carecen de la confianza para usarlas; un problema que se resuelve con la práctica

Las habilidades de comunicación son la clave para desarrollar y mantener buenas relaciones, laborales o de amistad, construyendo una fuerte red de apoyo. Al mismo tiempo el prestar a las aptitudes sociales la atención que merecen también resulta un factor esencial para el crecimiento interno como persona.

Algunas de las aptitudes sociales más importantes, tanto en el ámbito laboral como en el privado, son:

  • La comunicación no verbal.
  • Las habilidades de conversación.

aptitudes sociales

Créditos fotográficos: istock Ridofranz

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados [Duplicate]

La importancia del desarrollo de aptitudes sociales para la comunicación

Una gran parte de lo que se comunica a los demás podría considerarse como no verbal. El lenguaje corporal es tan poderoso como las palabras y, unido al tono de voz, emite claros mensajes a los demás acerca de:

  • El estado emocional del emisor.
  • La actitud hacia el oyente.
  • El conocimiento del tema que se está tratando.
  • El grado de honestidad del emisor.

Es importante identificar cualquier déficit y mejorar las habilidades no verbales que impiden construir relaciones más sólidas. Para ello, pueden seguirse los siguientes pasos que refuerzan las aptitudes sociales:

1. Identificar los puntos débiles, haciéndose preguntas acerca de:

  • La existencia de dificultades para mantener el contacto visual al hablar con los demás.
  • Los gestos mecánicos provocados por el nerviosismo, como la sonrisa.
  • El tono de voz y su modulación.
  • La velocidad al hablar.
  • La posición el cuerpo durante una conversación.

2. Detectar en qué momentos se producen.

3. Prestar atención a otros comportamientos no verbales como:

  • la distancia física con el interlocutor.
  • La expresión facial.
  • Los gestos.

4. Practicar su corrección cada vez que se es consciente de la introducción de alguno de ellos de forma involuntaria.

Por otra parte, las habilidades de conversación son el tipo de aptitudes sociales más determinantes a la hora de proyectar una primera impresión. Para optimizar el resultado y mejorar la imagen que otros tienen de uno mismo, hay que detectar las áreas en que se producen las carencias. Las más frecuentes suelen ser:

  • Contar con las herramientas necesarias para dar inicio a una conversación efectiva.
  • Ser capaz de elaborar un discurso sobre un tema intrascendente.
  • Saber evitar el abuso de muletillas, frases hechas y expresiones vacías de sentido.
  • No interrumpir al interlocutor mientras comunica.
  • No ser reacio a aportar información personal.

Una vez identificados las debilidades, es momento de trabajar para mejorar esas aptitudes sociales que tanto valor aportarán al crecimiento como persona y al desarrollo de la carrera profesional.

Post relacionados:

POST - TOFU - Profesionales más buscados [Duplicate]