Crece el valor de las acciones de AENA tras un mes en la bolsa

Tras ciertos retrasos en la oferta pública de venta (OPV) de las acciones de AENA, que finalmente fecharon en febrero su entrada definitiva en bolsa —con una nueva banda de precios, ligeramente superiores a los propuestos en los planes iniciales del Gobierno—, los inversores han dado grandes muestras de interés y se ha logrado alcanzar el umbral de la estabilización de la oferta de títulos, según los expertos, en poco más de un mes tras su salida a los parqués.

Los inversores institucionales conforman el núcleo duro de los inversionistas entre los que se han colocado el 49% de las acciones de la entidad, reservándose el Gobierno el 51% restante, preservando así la titularidad pública del ente gestor de los puertos y aeropuertos españoles.

AENA

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la cadena de suministro global

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

Algunas claves importantes sobre la OPV de AENA

Los principales grupos inversores que han mostrado su interés en la oferta de títulos de AENA, como suele ser habitual en este tipo de operaciones financieras, están representados por bancos y compañías aseguradoras, las cuales han ejercido la opción de compra que se les había concedido en la OPV de un modo prácticamente unánime, aportando casi 400 millones de euros en conjunto a una operación de compra de un total de 6,68 millones de títulos (a un precio fijado en 58 euros/título en el momento de su salida a bolsa).

Teniendo en cuenta que, a lo largo de este primer mes, las acciones han cerrado en algunas ocasiones a precios por encima de los 90 euros (alcanzando los 93,7 euros por título el pasado 31 de marzo), los beneficios para los inversionistas que decidieran desprenderse de sus títulos en este momento superarían con creces las primeras estimaciones realizadas. Una gran oportunidad de recoger importantes beneficios que, si tenemos en cuenta que en el momento de su salida a bolsa la compra de acciones no exigía compromisos de permanencia, podría propiciar (según los expertos) un replanteamiento de la estrategia adoptada por los inversionistas institucionales principalmente, y desencadenar una salida masiva de títulos a venta que frenara su escalada de precios.

No obstante, y pese a los argumentos de los analistas más suspicaces y hasta cierto punto pesimistas, debemos tener en cuenta dos factores que ejercerán una importante influencia en la toma de decisiones de estos grupos inversores a la hora de valorar la posibilidad de desprenderse de sus títulos.

En primer lugar, el crecimiento del tráfico de mercancías en los puertos y aeropuertos españoles experimentado en el pasado ejercicio (y del que ya nos hemos ocupado también aquí en alguna ocasión) es un factor que juega a favor a la hora de reforzar la confianza del inversor no meramente especulativo, con expectativas reales de valorización al alza de sus títulos a medio y largo plazo.

Por otro lado, no debemos olvidar la próxima entrada en vigor de la nueva normativa europea Solvencia II (establecida para el próximo 1 de enero de 2016) que, entre otras cuestiones, dispone un nuevo panorama regulativo para las operaciones financieras que realicen las compañías aseguradoras, un factor que sin duda ha desempeñado un importante papel en el aprovechamiento unánime de la oferta de compra de títulos de AENA por parte de aseguradoras, como comentábamos al inicio, y que se prevé que propicie una actitud más conservadora por parte del sector, al menos en los meses previos y posteriores a su plena entrada en vigor.

Post relacionados:

POST - TOFU -  Radiografía CdS

Publicado en Noticias Etiquetado con: