El pasado mes de enero, el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) publicaba un avance de los resultados del estudio 3050, con los indicadores usados en el barómetro de la situación económica en España correspondiente a enero de 2015, entre otros aspectos.

Como sabemos, los indicadores empleados por el CIS son la confianza económica de la ciudadanía (en otras palabras, la confianza del consumidor), su apreciación de la situación económica actual y sus expectativas, también, en lo que a crecimiento económico se refiere; unos indicadores que en esta ocasión han ofrecido datos que permiten hacer un pequeño hueco al optimismo.

confianza del consumidor

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre innovaciones en la cadena de suministro

TEXT - TOFU - e-Commerce y la nueva cds

La confianza del consumidor remonta en 2014, aumentando las expectativas económicas para 2015

Pese a no tratarse de un indicador de naturaleza estrictamente económica, y a poseer tantos matices subjetivos como los implícitos en la medida del nivel de confianza del consumidor, este sigue siendo uno de los indicadores más usados y recurridos para forjar argumentos en favor de la tantas veces anunciada (y al mismo tiempo tan controvertida y discutida) salida de la crisis económica, que algunos ven consolidarse claramente en 2015.

Lo cierto es que no faltan motivos para el optimismo, pese a parecer todavía algo tibios como para dejarlo volar libremente y a sus anchas. Efectivamente, a lo largo de 2014 hemos visto crecer notablemente la confianza de los consumidores en la recuperación económica (según los mismos estudios del CIS), al mismo tiempo que disminuían las apreciaciones negativas y aumentaban sensiblemente las opiniones de aquellos que consideraban que la situación económica en España se mantenía igual que años anteriores, una tendencia que el nuevo estudio correspondiente a enero de 2015 ha terminado de confirmar.

Según este informe, la valoración de la situación económica en España por parte de los consumidores, con una prospectiva a 1 año vista (esto es, de las expectativas económicas para 2015), se sitúa en el nivel más alto de las últimas décadas en lo que a respuestas positivas se refiere: un 27,8% de los consumidores consideran que la situación económica mejorará a lo largo del presente ejercicio, un nivel de confianza que no  alcanzaba cotas tan altas desde abril de 2004, cuando se situó en 26,8 puntos.

También la apreciación negativa, como decíamos, se ha reducido notablemente, situándose en un 16,4% los que auguran un año peor para la economía española. Habiendo alcanzado el techo de los 50 puntos en diciembre de 2012, este indicador no descendía de los 20 puntos desde diciembre de 2004.

Ya avanzábamos en ocasiones anteriores que la recuperación económica se estaba vislumbrando, aún tímidamente pero con cierta solidez, en sectores como la logística y el transporte, y sin duda los datos aportados por el CIS redundan en los motivos para el optimismo. Sin embargo, no debemos olvidar que los consumidores escépticos, aquellos que consideran que la economía seguirá igual en 2015 que en el año anterior, sin mejoras ni retrocesos de consideración, todavía representan un 44,3% del total, un porcentaje que confirma la tónica mantenida a lo largo de los últimos 6 años (desde noviembre de 2008 ha oscilado siempre por encima de los 30 puntos, llegando a alcanzar el máximo de este periodo en septiembre de 2014, cuando registró 45,7 puntos).

En conclusión, la mayoría de los consumidores españoles (poco menos de la mitad) siguen pensando que la situación económica se mantendrá en 2015 sin grandes cambios; pese a ello, el hecho de que más de una cuarta parte de los mismos sea optimista y haya mejorado sus expectativas económicas ofrece sin duda buenos motivos para la esperanza. Sea como sea, no pasará mucho tiempo hasta que podamos confirmar o desmentir la tendencia que estos datos parecen apuntar.

Post relacionados:

POST - TOFU - eCommerce [Duplicate]