¿Cuáles son las aptitudes profesionales más valoradas por una empresa?

Cada vez que una persona se enfrenta a un proceso de selección para acceder a un nuevo trabajo ha de tener en cuenta que sus aptitudes profesionales deben marcar la diferencia y situarlo en una posición ventajosa respecto al resto de personas que opten al mismo puesto de trabajo. Para ello, la preparación de un proceso de selección es muy importante, ya que los encargados de llevar a cabo la selección de personal tienen en cuenta tanto las aptitudes profesionales que aparecen en el currículum, como las que se muestran en una entrevista, la capacidad de relación o la comunicación.

aptitudes profesionales

Créditos fotográficos: istock shironosov

Las aptitudes profesionales son las capacidades y las disposiciones que una persona posee u ofrece al desempeñar una tarea determinada en un puesto de trabajo que se realiza a nivel profesional y por las cuales recibe una retribución económica. Asimismo, las aptitudes también incluyen rasgos sociales y psicológicos para desarrollar una tarea, ya que las capacidades cognitivas, y las características emocionales o de personalidad también influyen en la manera que cada persona tiene de desarrollarse.

Tanto en el currículum como durante el proceso de selección es necesario que el interesado en ocupar el puesto de trabajo resalte las cualidades que posee y que crea que pueden resultarle beneficiosas para conseguir el empleo. La experiencia profesional con la que se cuenta y el grado de conocimiento, tanto en estudios como en otras herramientas como la informática o los idiomas, son los dos aspectos principales que se tendrán en cuenta, y dentro de aquellos que cumplan estos requisitos, se valorarán otras aptitudes profesionales, como la capacidad de trabajo en equipo, tener iniciativa o la motivación hacia el puesto al cual se está postulando.

 

Aptitudes profesionales más demandadas

  1. Flexibilidad: Una de las virtudes que más buscan durante los procesos de selección es la flexibilidad, tanto para adaptarse a un nuevo puesto de trabajo, con las condiciones que esto implica, como para demostrar ser una persona polivalente que puede realizar diferentes tareas y ocupar distintos puestos dentro de la empresa, que conlleven diferentes funciones. Aunque no se tengan demasiados conocimientos en algunas áreas se valora positivamente la predisposición por afrontar nuevos retos y adaptarse a diferentes roles.
  2. Capacidad de trabajo: La capacidad de trabajo que un empleado demuestra es una de las principales cuestiones a tener en cuenta. Es importante que sea capaz de desarrollar un trabajo en equipo, mediante la cooperación. Además, que demuestre sus ganas de superación al proponerse nuevos objetivos y buscar su máximo rendimiento, ya que de esta manera aportará el máximo a la empresa.
  3. Optimismo: Una persona optimista que sea resolutiva ante los posibles problemas o imprevistos que puedan surgir es una persona que estará capacitada para asumir responsabilidades. Por ello, se valora que el empleado que postula a un empleo sea dinámico y proactivo. Además, esta característica aporta un valor añadido que es que mejora las relaciones dentro de la empresa, el funcionamiento de la misma y el clima de trabajo.
  4. Motivación: Demostrar a los directivos que realizan la selección de personal la motivación y el reto que supone afrontar ese nuevo puesto de trabajo puede ser clave, ya que valorarán las ganas con las que se trabajará desde el primer día.
  5. Capacidad de comunicación: Demostrar una buena capacidad comunicativa aporta una gran ventaja, ya que, a la hora de desarrollar una función dentro de una empresa, la comunicación y las habilidades de relaciones pueden ser de gran ayuda, tanto a nivel externo, como para el trato con clientes u otros agentes.

 

CTA - eBook - eCommerce

 

Publicado en Retos del Omnichannel Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain