En la búsqueda de la optimización de la eficiencia en la cadena de suministro, la función de picking almacén es una de las que todavía presenta un mayor potencial de mejora. Dada su configuración intensiva en mano de obra y la dificultad de llevar la automatización a otro nivel, es preciso buscar soluciones tecnológicas que se integren bien en este entorno pero que, al mismo tiempo, consigan un impulso en la productividad. La cuestión es cómo hacer una correcta elección tecnológica, de qué modo saber diferenciar las tendencias que pasarán de esas otras en las que realmente merece la pena invertir.

picking almacén

Créditos fotográficos: Monkeybusinessimages

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

Por qué es tan importante la función de picking almacén

Antes de evaluar la rentabilidad de la inversión en soluciones, equipos y software para optimizar resultados en el picking almacén, hay que entender la criticidad de las tareas que se llevan a cabo en un warehouse.

Esta modalidad de distribución consiste en:

  1. Recibir envíos procedentes de los distintos proveedores.
  2. Introducir los datos de cada lote en el sistema de gestión de inventario y almacenar.
  3. Seleccionar los productos que corresponda en cada caso.
  4. Proceder a envasar individualmente una nueva selección de productos, dejándola lista para el envío al cliente final o al establecimiento.

Pese a que la denominación picking almacén suele hacer referencia a estos cuatro pasos, cuando se habla de la función de picking normalmente se está hablando del paso tres. Esta función abarca el momento en el que se procede a la recogida de productos desde cada una de las diferentes zonas en que éstos se disponen en el almacén, donde han quedado ordenados según su tamaño (palet completo, caja e individual) y el entorno de almacenamiento requerido.

Este proceso suele estar sujeto a monitorización, para asegurar que se alcanzan los niveles de eficiencia deseados y poder gestionar con la agilidad necesaria los cambios que es preciso practicar en los pedidos, en función de las necesidades operacionales.

Y es que, sin proceder siquiera a la incorporación de las últimas tecnologías, la función de picking almacén implica ya importantes ventajas para supply chain, como:

  1. Rentabilidad: la distribución de pick-and-pack es rentable, ya que el proceso está diseñado para gestionar pedidos de volúmenes variables, por lo que tener que realizar algunos de menor número de unidades de forma circunstancial no supone un coste extraordinario.
  2. Eficiencia: esta función elimina la necesidad de recurrir a un intermediario que se ocupe de recoger los bienes de diferentes instalaciones de almacenamiento para después enviarlos a otra ubicación, donde se proceda a su empaquetado y etiquetado.
  3. Velocidad de respuesta: el plazo de reacción queda minimizado cuando se lleva a cabo una adecuada organización de la gestión que facilita el que los envíos lleguen rápidamente a los destinos.

Sin embargo, velocidad, eficiencia y rentabilidad pueden alcanzar cotas más elevadas cuando se realiza la elección tecnológica correcta.

 

Tendencias tecnológicas a tener en cuenta para el picking almacén

El impacto de algunos cambios tecnológicos es tan significativo que constituye en sí mismo una revolución. En plena digitalización, las organizaciones han logrado un nivel de madurez tecnológica importante que no habría sido posible alcanzar sin el soporte de la cultura de empresa.

Una gestión del cambio eficaz y el desarrollo de capacidades internas han permitido que la mayoría de profesionales que prestan sus servicios en el área de picking almacén se hallen familiarizados con soluciones de última generación. Este entorno facilita en gran medida la toma de decisiones relacionadas con la implementación de nuevos equipos, que presumiblemente mejorarán resultados.

Las soluciones y tecnologías de realidad aumentada son una de las últimas incorporaciones de éxito en el almacén logístico, aunque no la única… también los robots han llegado a esta área.

  1. Robots en picking almacén: ¿está cerca una realidad en la que personas y robots trabajen de forma colaborativa? Sin duda, mucho más cerca de lo que parece. Ya existen empresas que diseñan robots programados para ocuparse del picking almacén, una innovación orientada a minimizar el tiempo y energía que se malgasta en los recorridos entre ítem y ítem recogido. Fetch Robotics es una de las compañías que ofrecen un robot móvil autónomo que permite al selector, primero, llenar los contenedores del robot con el stock y, después, encargarse de llevarlo a la estación de embalaje. Otras opciones con garantías son SSI-SCHAEFER, o un híbrido entre carretilla y robot de picking que se conoce como EffiBOT, usado en DHL para apoyar la labor de sus operarios de picking. Esta tecnología no va a desplazar la mano de obra humana, porque de momento sería del todo inviable; aunque sí que va a liberar a los trabajadores que se ocupan de esta función de alguna de sus tareas menos productivas. De esta forma, los robots se pueden encargar de las actividades más rutinarias dejando tiempo suficiente para que las personas designadas en picking almacén puedan afrontar responsabilidades más críticas.
  2. Realidad aumentada: los dispositivos wearables son cada vez más habituales en la esfera personal y ya hace algún tiempo que dieron el salto a entornos industriales. Las gafas inteligentes son un ejemplo de tecnología impulsora de la eficiencia del picking almacén. Entre sus usos están la visualización de los ítems a seleccionar, ya que permiten ver inmediatamente cuál es ítem que se debe elegir después y, para llegar hasta él, sólo hace falta seguir las flechas que marcan el camino. Además, este tipo de wearable también se emplea para conectar al usuario con una fuente de información a medida. De esta forma, antes de una interacción es posible visualizar vídeos de capacitación de corta duración en los que se explica cómo afrontar nuevas tareas o que aparecen al notificar el dispositivo que se debe enviar una alerta de salud o de postura apropiada. La realidad aumentada no sólo impulsa la productividad sino que también mejora la experiencia del usuario superponiendo el entorno real con gráficos y texto, o cualquier otro formato de datos que aportan valor, disponibles en cualquier momento.

Los responsables de almacén no dejan de buscar la fórmula que les permitirá batir sus propias marcas y optimizar las condiciones de trabajo en esta área. El éxito se alcanza cuando se constata que, además de agilizar los procesos se está proporcionado un servicio al cliente excelente y, cada vez está más claro que, para llegar aquí, hace falta buscar el apoyo de la tecnología.

 

POST - TOFU - Gestión del talento en la SC