De la gestión de compras a la logística: la cadena de suministro paso a paso

Las cadenas de suministro han ocupado buena parte de nuestra atención en numerosas ocasiones. Hemos tratado asuntos relacionados con su diseño y gestión, aspectos concretos de las tareas y los procesos asociados a las mismas, y algunas de las características que determinan su correcto funcionamiento y desempeño, entre otras cuestiones fundamentales. No obstante, las cadenas de suministros en sí siguen generando una gran confusión entre los profanos en la materia, sobre todo al tratarse de una cuestión de gran complejidad en la que se hallan implicados actividades y procesos que, a su vez, también son complejos, como la gestión de compras, al almacenamiento y la gestión de stocks o la distribución de mercancías.

Por este motivo, hemos estimado conveniente dedicar un artículo a repasar su recorrido, ofreciendo una vista en cierto modo panorámica e identificando cada uno de sus componentes y procesos, con las respectivas actividades asociadas y las distintas responsabilidades departamentales que en ellas entran en juego.

gestion de compras

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga, de forma gratuita, de nuestra guía sobre  sectores de producción industrial

TEXT - TOFU - Planificación CdS

 

De la gestión de compras a la satisfacción del cliente

La A y la Z de cualquier cadena de suministro son relativamente sencillas de comprender: todo empieza con una correcta gestión de compras y termina con la obtención de la satisfacción del cliente o el consumidor con el servicio prestado y/o el bien adquirido. En medio, sin embargo, queda todo un conjunto de procesos y actividades complejas que no discurren de un modo perfectamente consecutivo o lineal, sino que se llevan a cabo a un mismo tiempo y requieren, por lo tanto, de una correcta gestión y supervisión integral realizada desde una posición superior e interdepartamental. Dicho esto, repasemos los elementos clave que configuran cualquier cadena de suministro:

  1. Gestión de compras: incluye los procesos de estudio de mercado y la selección de proveedores, las compras y la gestión de los pagos, el mantenimiento de las relaciones con los mismos proveedores, las negociaciones de ofertas, rapports y cumplimiento de objetivos, y el suministro de los materiales adquiridos a la cadena de producción. Su desempeño depende directamente, entre otros factores, de las previsiones de venta, de la planificación estratégica de la producción y de la gestión de stocks.

  2. Gestión de la cadena de suministros interna: aquí entran en juego desde las actividades propias del departamento comercial y la fuerza de ventas, hasta la gestión y el control de la producción, del almacenamiento de mercancías y de los stocks. A grandes rasgos, comprende todas las tareas y procesos directamente relacionados con la cadena de producción.

  3. Gestión logística: atiende a todo lo relacionado con la distribución de los servicios y/o los productos, desde la expedición hasta su recepción por parte del cliente/consumidor. Implica también la gestión de stocks, el diseño y la ejecución de estrategias de distribución, los procesos de logística inversa (en los casos que requieran de ella) y la colecta de datos relevantes para la evaluación de la satisfacción del cliente/consumidor, dado que son los agentes implicados en esta fase los que establecen y mantienen un mayor contacto directo con el público.

Finalmente, la evaluación del desempeño de las cadenas de suministro cierra las actividades implicadas en las mismas, los resultados de la cual permitirán detectar y corregir deficiencias o disfunciones, y aprovechar nuevas oportunidades reajustando los procesos anteriores para optimizar los resultados y propiciar una correcta consecución de los objetivos fijados.

 

POST - TOFU - Sectores producción industrial

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: