Dónde y cómo vender productos por internet

Vender productos por internet es una cuestión de foco. Por parte del cliente, es preciso enfocar su interés hacia un artículo en concreto, un bien determinado, algo que solucione una necesidad específica. Por parte del empresario, esta concentración ha de orientarse hacia la estrategia.

Vender productos por internet: dónde

Para vender productos por internet es necesario contar con un vehículo, la página web. Este sitio online puede presentarse de diferentes maneras, aunque las más habituales son:

  • Sitio web propio, con dominio propio.
  • Página alojada en un dominio ajeno por el que se paga un precio en concepto de “alquiler”.
  • Lugar web especializado en la venta de productos y que actúa como distribuidor.

El modelo elegido influye en la forma de guiar al cliente en el proceso de compra, hasta su cierre. Sin embargo, sólo en el primero de los casos se cuenta con total libertad para planear la forma de vender productos por internet.

 

vender productos por internet

Créditos fotográficos: istock fally

TEXT - TOFU - e-Commerce y la nueva cds

Los secretos de saber vender productos por internet

No es lo mismo ofrecer un solo producto, que promocionar varios. Hay muchas cosas que se pueden modificar en una página web para aumentar sus ventas, incluso si se mantiene la misma cantidad de tráfico en el sitio web. A este proceso se le conoce como optimización del porcentaje de conversiones y depende de la implementación con éxito de determinados factores, cuyos efectos han de ser siempre monitorizados.

Entre los aspectos más relevantes a tener en cuenta para tener éxito al vender productos por internet se encuentran:

  • Diseñar una página específica para cada producto y evitar mezclar.
  • Confeccionar una descripción única y original de cada producto.
  • Añadir fotos, vídeos y complementos gráficos, que aumentan el valor de la información que percibe el usuario.
  • Crear un apartado específico donde se recojan las opiniones de usuarios, que añaden autenticidad al conjunto y ayudan a impulsar a otras personas que se hallan en el punto de inflexión de la compra.
  • Asegurarse de que el sitio web es lo suficientemente rápido. cada segundo extra que la página tarde en cargarse puede servir para disuadir a un cliente potencial de continuar esperando.
  • Implementar un sistema de carrito de la compra lo más sencillo que sea posible. Cuantas más páginas y clics sean necesarios para completar el pago, más oportunidades tendrán los clientes para cambiar de opinión y abandonar el proceso antes de finalizar la adquisición.
  • Ofrecer garantía de devolución de dinero y claridad en las políticas de uso y condiciones de la compra.
  • Incluir información sobre la empresa en un lugar visible y accesible. Las personas tienes que saber a quién le están comprando y, por eso, dirección, email y teléfono son la información mínima a incluir.
  • Acompañar el sitio web de un blog actualizado donde se hable de la gama de productos, descuentos y ofertas disponibles y nuevos productos que se recibirán pronto.
  • Monitorizar el modo en que las personas se desplazan en la página de ventas, cómo se mueven, qué les hace detenerse y qué abandonar.
  • Comprobar las redes sociales para identificar todas las conversaciones en marcha y opiniones vertidas sobre el propio producto y participar en ellas.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - eCommerce [Duplicate]

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con: