La gestión global de la cadena de suministro se está convirtiendo en una cuestión importante y factor diferenciador para muchas empresas. Aranceles aduaneros, tipos de cambios o gastos relacionados con los negocios en terceros países deben ser tenidos en cuenta para no perder posicionamiento y, por eso, se requiere un nuevo modelo de management que, si bien habrá de conservar algunos aspectos de la gestión tradicional, como el objetivo de reducción de los costes de adquisición y disminución de los riesgos relacionados con las actividades de compra; también tendrá que poner el foco en otras áreas que le permitan ganar en eficiencia sin perder en rentabilidad.

aranceles aduaneros

Créditos fotográficos: istock ajcabeza

La gran diferencia, y la complejidad, radica en que la gestión global de la cadena de suministro implica intereses y proveedores a nivel mundial, en lugar de simplemente un entorno local o nacional. Hay que prestar más atención a los aranceles aduaneros.

El presente de los aranceles aduaneros

Si bien hace años eran la principal barrera al comercio internacional, ya han pasado décadas desde que su fuerza ha sido desplazada por la aparición de las barreras no arancelarias a los intercambios comerciales, como medida de protección de los productores nacionales, entre otros fines.

La reducción de aranceles y las barreras comerciales ha mejorado la integración global y favorecido la aparición de acuerdos multilaterales entre gobiernos que reducen la incertidumbre. Los consumidores son más libres que nunca de elegir dónde comprar y a quién hacerlo. Tienen más medios a su alcance que en ninguna otra época y además pueden adquirir los productos que necesitan a precios reducidos. Desde el plano de la cadena de suministro esto significa:

  • Mayor complejidad de las redes de transporte, que deben optimizarse y sujetarse a una monitorización continua para garantizar su eficiencia.
  • Necesidad de evaluar la conveniencia de alejar la producción de la demanda, ya que aunque existen mayores posibilidades de abaratar los precios de producción gracias a una mano de obra más económica, la decisión puede no resultar tan interesante, en términos de rentabilidad, si dificulta la velocidad de respuesta.
  • Gastos asociados a la internacionalización, como los aranceles aduaneros o los costes infraestructurales, que juegan un papel clave en el objetivo de reducción de precios y pueden jugar en contra de alguna empresas, favoreciendo a sus competidores.
  • Dificultad de llevar a cabo cálculos con mayor exactitud debido a los tipos de cambio, puesto que su previsión no resulta sencilla y, a mayor volumen de las operaciones, mayor será su impacto en los resultados finales.

Obviamente, las empresas deben hacer su investigación y tomar en seria consideración todos estos diferentes elementos como parte de su enfoque global de adquisiciones. Además de aranceles aduaneros, tipos de cambio, transporte o producción, han de abordar otros aspectos como los plazos, el mantenimiento de los niveles de productividad, las condiciones meteorológicas en las diferentes partes del mundo, la selección de proveedores, o la contratación externa.

 

POST - TOFU -  Radiografía cds global [Duplicate] POST - TOFU -  Radiografía cds global [Duplicate]