El sector secundario no deja de evolucionar. El panorama industrial prácticamente no ha dejado de transformarse desde su aparición; aunque, sin duda, los últimos años han venido con cambios tan rápidos y relevantes que han conseguido que la evolución sea aún más radical.

sector secundario

Créditos fotográficos: Filip Krstic

Globalización y tecnología están detrás de la esencia de cada estrategia del sector secundario que ha obrado nuevos cambios en busca de una mejor adaptación  a las nuevas circunstancias de mercado. Además de estos impulsores, internet y el e-commerce han servido de catalizadores de una carrera de fondo que se ha transformado en un reñido sprint final.

 

El sector secundario y la cadena de suministro dinámica

En el camino hacia la consecución de una cadena de suministro más dinámica, las empresas del sector industrial buscan reforzar su posición en base a las siguientes características:

  1. Colaboración. Redes de proveedores y vínculos con los clientes configuran una nueva estructura de la organización y su supply chain. Ya no existe la verticalidad que antaño se imponía ni las limitaciones asociadas a la especialización. Sí que se conserva un orden jerárquico hasta cierto punto, más por una cuestión práctica, pero la horizontalidad y la descentralización han ganado la batalla. De esta forma se ha logrado acercar posiciones hacia ambos extremos. Los acuerdos con proveedores permiten ofrecer un mejor servicio y garantizar una experiencia mucho más satisfactoria, mientras que la proximidad y conectividad con el cliente hace posible avanzar hacia una entrega de mayor calidad, en base a un conocimiento más profundo y exacto de sus necesidades.
  2. Flexibilidad. Resulta esencial para poder ostentar la cualidad de ser dinámicos. La flexibilidad tiene que ver con la modularidad, tan común en los entornos de fabricación actuales. El sector secundario se ha visto forzado a alcanzar un nivel de personalización sin precedentes que obliga a estar en disposición de adaptarse a los cambios para elaborar una respuesta adecuada en cada circunstancia. Hoy día la producción en masa ha quedado restringida a determinadas líneas de productos (como pueden ser los de higiene personal, limpieza o cuidado del hogar), mientras que, en todos los demás se busca la customización.
  3. Agilidad. Igual que los clientes quieren verse reflejados en los productos que su marca les ofrece, también desean que sus expectativas se vean colmadas en el momento de perfeccionarse la compra. La inmediatez es un factor que aumenta su importancia en esta ecuación y, por eso, supply chain debe trabajar por ganar en agilidad. Las funciones de distribución y transporte avanzan hacia nuevos modelos y, en las fábricas el objetivo no es muy diferente. Maximizar el aprovechamiento del espacio implica acortar tiempos, mejorar la coordinación entre componentes supone ganar minutos y apoyarse en la tecnología para aumentar el control, por ejemplo, en las fases de producción o en la última milla, permite reaccionar a tiempo de evitar desperdiciar la oportunidad de hacer una entrega puntual.
  4. Innovación. El sector secundario ha tenido que innovar y perder gran parte de su aversión al riesgo para encajar en este puzzle que es el mercado actual. Nada está asegurado y, por eso, es frecuente escuchar hablar de la amenaza disruptiva, de start ups que vencen a gigantes del retail e incluso de minoristas como Amazon que, en el mismo año, bifurcan su estrategia incluyendo, por una parte drones para entregas ultrapersonalizadas y rápidas y, por otra, abren nuevas tiendas, apostando por el ladrillo para la venta de sus productos, al más puro estilo tradicional.
  5. Ajuste. Si bien hace un par de décadas la búsqueda del ahorro centraba cualquier plan en el sector secundario y hoy día el objetivo está en cumplir con las expectativas del cliente; el ajuste en los costes no puede perderse de vista. Se trata de incorporar los principios de sostenibilidad a un modelo lean en el que no se deje de tener en cuenta que siempre habrá que estar pendiente a cualquier cambio en las tendencias. Es una vuelta de tuerca al más difícil todavía que, sin embargo, no es imposible de conseguir y que pone a muchos por delante de sus competidores.

 

Las claves del dinamismo en el sector secundario

La estrategia del sector secundario y sus responsables hoy día debe llevarse a la práctica teniendo en cuenta tres áreas:

  • Conocimiento: el análisis de los datos disponibles permite llevar a cabo la segmentación de clientes y también de proveedores. Es la base para una cadena de suministro dinámica y hace posible adquirir el conocimiento necesario para ganar en alineación. Invertir en herramientas tecnológicas supone minimizar errores, avanzar hacia una visión global y decidir con la tranquilidad de que existe una versión única de la verdad de extremo a extremo de la cadena de suministro.
  • Cultura: la cultura de empresa tiene que adaptarse a los nuevos tiempos. La digitalización no es una simple cuestión de inversión, sino que requiere que todas las personas que participan en el sector secundario estén preparadas para afrontar el cambio. Trabajar con nuevas soluciones, con robots, con equipos en entornos de aprendizaje automático; tener datos en tiempo real siempre disponibles y ser capaz de desenvolverse en entornos como la nube es tan importante como asumir la importancia del compromiso en materia de seguridad de datos y cumplimiento, de la proactividad o de una mayor autonomía en las relaciones laborales.
  • Liderazgo: nada de todo esto sería posible sin un liderazgo fuerte. Guiar a la organización hacia sus objetivos, gestionar el cambio de forma equilibrada, trabajar por mejorar en las áreas donde se detecten debilidades, contribuir al desarrollo de capacidades y estar preparado para afrontar las decisiones diarias son parte de las responsabilidades del líder actual en el sector secundario. Un rol que nada tiene que ver con el de ese supervisor que paseaba entre las líneas de fabricación después de fichar y revisaba informes al final de la jornada.

 

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain