El shipment en una estrategia Omnichannel

La forma en la que los consumidores adquieren los productos ha evolucionado y se ha modificado de manera acelerada. El auge de Internet y el rápido acceso a toda la información que contiene sobre productos, servicios y precios ha supuesto una enorme presión para las empresas que venden por Internet. El shipment del producto tiene que ir a una velocidad que no sea comparable con la compra en la tienda física.

shipment

Créditos fotográficos: istock Rawpixel Ltd

El tiempo que un shipment tarda en llegar al consumidor se contabiliza en días y esperan que siempre haya stock del producto, porque cuando quieren algo lo quieren ya, y si no hay en ese momento, se dirigirán a otra empresa que se lo ofrezca. El consumidor 2.0 no permite errores ni retrasos en un shipment, y si se producen pronto lo hará saber a través de las redes sociales a los millones de internautas que navegan cada día por ellas, causando un daño considerable en las ventas de la empresa comercializadora.

Esta nueva forma de compra ha obligado a que el mercado adopte un nuevo enfoque llamado Omnichannel, donde los productos y servicios que ofrece una empresa están presentes en cualquier canal que la empresa disponga (Tienda física, página web, catálogo, etc.) para que los clientes puedan adquirirlos a través del canal que necesiten. Pueden realizar el shipment a casa desde la planta de distribución, desde la tienda física o que sea el cliente quien recoja el producto en el local de venta o en cualquier punto acordado, como puede ser la oficina de correos.

Para hacer frente a este nuevo reto al que se enfrentan las empresas, se hace imprescindible desde un punto de vista logístico que aumente la rapidez operativa, junto a una excelente perceptibilidad y exactitud de inventario en la cadena de suministro. Esta nueva necesidad, obliga a que los sistemas de planificación de inventario en las tiendas sean más complejos y precisos, ya que el negocio puede venir tanto de la tienda física como de Internet, por lo que hay que tener muy claros los niveles de inventario existentes.

Los nuevos comercios que combinan ecommerce y venta física han optado por unir sus centros de distribución para establecer todo el inventario, ya sea para un canal u otro. Con esto pretenden tener mayor facilidad de reposición en las tiendas físicas y aumentar la agilidad de los shipment por ecommerce.

 

La rapidez en el shipment la clave para el éxito

Para dificultar más las cosas a los comercios de ecommerce que están empezando o que no son muy grandes, los gigantes como Amazon, e-Bay o Google Shopping están realizando el shipment en menos de 24h, incluso en algunos casos en menos de dos horas se tiene el producto en casa.

Aunque lejos de achantarse, aquellas empresas que adoptan una estrategia omnichannel y que tienen sus productos en una tienda física además de ofrecerlos por internet, pueden enviarlos desde la tienda más cercana a donde se encuentre el cliente. De esta manera aprovechan la cercanía y agilizan el shipment, mejorando la experiencia de compra.

Todo esto, aporta un inmenso valor al cliente que puede contar con el producto en un breve periodo de tiempo, por lo que se pronostica un futuro a este nuevo tipo de venta y entrega. Es más, ya en muchas tiendas existe la opción de que se vaya al local, se elija lo que se quiere comprar y lo lleven a casa ellos directamente.

Pero para que esta novedosa forma de compra, shipment y entrega funcione correctamente se necesita una precisión absoluta de los inventarios y una cadena de suministro totalmente agilizada.

 

POST - TOFU - eCommerce

 

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con: