La flexibilización cuantitativa de la cadena de suministro ha de entenderse en el ámbito de la gestión lean, ajustada. Por tanto, esta flexibilización adquiere una triple perspectiva:

metal springs 3d render illustration

metal springs 3d render illustration

Créditos fotográficos: istock -Iznogood-

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre Lean en la cadena de suministro

TEXT - TOFU - Lean SC

  • Agilidad: que le permite responder a los cambios a corto plazo en la oferta y la demanda con mayor rapidez alineándose con el enfoque de gestión del supply chain impulsado por la demanda.
  • Ajuste: que busca la aplicación de los principios lean SC y evita el malgasto, apostando únicamente por los elementos generadores de valor
  • Adaptabilidad: implica la necesidad de evolución y mejora continua de la cadena de suministro para adecuarse al cambio en las condiciones y circunstancias que raen los nuevos tiempos.

La flexibilidad de la cadena de suministro le debe permitir reaccionar a tiempo, mejor dicho, ser capaz de desenvolverse aplicando un enfoque “pull”, mucho más proactivo y que, sin embargo, encierra un cambio de perspectiva de gestión que apuesta por el modelo “demand driven“, donde es la demanda la que impulsa la evolución de los procesos logísticos y, a la vez, el núcleo principal de las operaciones y el propósito último de la organización.

Habar de la flexibilización cuantitativa es también hacerlo de la importancia de las métricas. A diferencia de abordar este proceso de evolución hacia la adaptabilidad, la agilidad y el ajuste a la demanda (presente y futura) desde un punto de vista cualitativo, al hacerlo en base a la cuantificación se mejora la capacidad de control. La objetividad de este enfoque es la que aportan las métricas, que arrojan luz sobre distintas áreas de negocio, sirviendo también como base para el benchmarking; y requiriendo como primer paso el establecimiento de indicadores clave de gestión, que informen sobre el rendimiento de procesos y operaciones. Así se ayuda a identificar las áreas susceptibles de mejora, las debilidades y, también las fortalezas y mejores prácticas exportables a otros componentes de la cadena de suministro.

 

Flexibilización cuantitativa: cuestión de enfoque

La flexibilización cuantitativa busca mejorar la capacidad de responder con mayor rapidez a la demanda y las oportunidades. No resulta fácil cuando la volatilidad de la demanda va en aumento, los ciclos de vida de los productos se reducen y las amenazas competitivas alcanzan máximos, condiciones en las que las circunstancias de mercado (como por ejemplo el ritmo de cambio en cuanto al precio de los commodities y petróleo) tampoco ayudan.

Para Dan Gilmore, la flexibilidad de la cadena de suministro se puede descomponer en dos vertientes:

  • Micro flexibilidad: eficacia y rapidez con una cadena de suministro puede detectar y responder a los problemas y oportunidades en el corto plazo y en tiempo real.
  • Flexibilidad Macro: velocidad a la que la cadena de suministro de una empresa necesita adaptarse y ejecutar nuevas estrategias y programas de apoyo a los cambios en el mercado y en la visión general de la organización.

Es esta última la que, apoyándose en una mayor visibilidad de la cadena de suministro de extremo a extremo y una gestión del riesgo mejorada en el supply chain, consigue al ponerse en práctica mayor y más efectiva flexibilidad de la cadena de suministro. Esta flexibilización cuantitativa requiere de automatización, de la integración efectiva de procesos entre los socios comerciales y, en definitiva, de la creación de una red de trabajo que configure la cadena de suministro como un todo global que avanza de forma sincronizada, en vez de como una sucesión de componentes entre los que no existe armonía.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Lean SC