El verdadero desafío de un operador logístico

El papel de un operador logístico es complejo y muy importante para el futuro de las operaciones. Además, desde el punto de vista estratégico, resulta crítico y, por eso, los profesionales que desempeñen los deberes y responsabilidades asociados a este puesto deben haber recibido la formación adecuada, previa a su incorporación a la organización, y, una vez en plantilla, es recomendable incluirles en un plan de desarrollo, que contribuya a su crecimiento personal y profesional.

Double exposure of success businessman and container truck and freight cargo plane concept of  import-export commercial logistic ,shipping business industry

Double exposure of success businessman and container truck and freight cargo plane concept of import-export commercial logistic ,shipping business industry

Créditos fotográficos: istock mnbb

Si estás interesado  en este tema, también te recomendamos la descarga de  forma gratuita de nuestra guía sobre tendencias de futuro de la Supply Chain

PILL CTA - eBook - Tendencias de futuro SC 2020

 

De qué se ocupa un operador logístico

Las funciones de un operador logístico variarán dependiendo del sector, de la organización en que se encuadre y de los procesos que toque. En general, existen algunas competencias del operador logístico que suelen presentarse en la mayoría de las posiciones, con independencia de otros factores. Entre las más relevantes destacan:

1. Pedidos: las órdenes de pedido han de ser procesadas y el operador logístico se ocupa de su recepción, pero también de su confirmación y traslado a quien corresponda dentro de la cadena de suministro.

2. Inventario: el control de inventario es otra de sus funciones principales. Este profesional asume la difícil tarea de lograr el equilibrio perfecto, contando con el inventario suficiente para poder responder a las necesidades de la demanda, sin que ello influya en la rentabilidad o implique pérdidas.

3. Almacén: no sólo debe determinar las principales características estructurales de los almacenes, sino que también deberá analizar qué ubicaciones son las idóneas para situarlos.

4. Embalaje: si bien las decisiones sobre el envasado de los productos corresponden a otras áreas, del embalaje se ocupa el operador logístico, debiendo acertar en su elección del sistema de embalaje y la protección que asegurará la entrega de los bienes en buenas condiciones, garantizando que éstos no sufrirán daños durante su traslado.

5. Transporte: elegir correctamente la combinación de medios de transporte, en base a una buena formación, y confeccionar el plan de rutas, aplicando lo aprendido durante la experiencia profesional puede ayudar al negocio a lograr esa ventaja competitiva que lo diferenciarán de otras compañías.

6. Servicio al cliente: de su planificación se encarga el operador logístico, que tendrá que conocer las necesidades de la demanda para poder calcular la atención que será precisa en cada caso. Partiendo de ese cálculo será posible determinar los medios y sistemas de atención al cliente, las características del servicio post venta y el volumen de personal necesario y su cualificación para atender a los clientes de forma satisfactoria.

Conseguir completar con éxito todas estas tareas puede parecer un importante desafío, sobre todo si se tiene en cuenta que el operador logístico debe enfrentarse a él a diario. Sin embargo, el verdadero reto está en ser capaz de hacerlo en condiciones de ahorro de costes y tomando las precauciones necesarias para que, ninguna de sus decisiones afecte ni a la calidad del producto, ni al servicio que se ofrece al cliente.

 

Post relacionados:

CTA - eBook - Tendencias de futuro: SC 2020

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management