Envase y embalaje de la mercancía en el comercio internacional

El transporte de la mercancía en una exportación puede verse comprometido por una mala elección en cuanto a envase y embalaje del producto. En la planificación logística, donde realmente se demuestra que se sabe cómo exportar, debe tenerse muy en cuenta:

  • El tipo de bien objeto del intercambio comercial.
  • La distancia que habrá de recorrer en su transporte.
  • La existencia o no de cambios de medio de transporte o vehículo.
  • La intensidad de la manipulación a que quedará sujeto durante el trayecto y hasta llegar a su destino.

En base a estos factores habrá que determinar el tipo de envase y embalaje más adecuados, los que contribuirán a evitar la rotura de los bienes, su pérdida o su deterioro.

como exportar mercancías

Si quieres saber todo lo que deberías aprender sobre la exportación, descarga nuestra guía gratuita Cómo exportar con éxito:

PILL CTA - eBook - Cómo exportar con éxito

El envase de los bienes para su exportación

Escoger el envase es una decisión importante. Hay que tener en cuenta aspectos comerciales y de marketing, como los gustos de los consumidores en el país de destino o la tendencia en el mercado local; pero también se debe evaluar el lado práctico que concierne a la logística de una operación de estas características. En esta línea, debe valorarse:

  • El producto en sí mismo y sus atributos físicos: dependiendo de que se trate será necesario contener, aislar o proteger.

  • La adecuación del mismo a su manipulación: para facilitarla al máximo.

  • La reglamentación aplicable: que puede exigir que el envase incluya determinada información o su traducción al idioma local.

El embalaje en el transporte internacional

Cuando se consideran las distintas opciones de embalaje para una mercancía que será exportada hay que tener en cuenta:

  • Precio: siempre optimizando la relación entre el valor de la mercancía y el coste del embalaje, sin olvidar el factor transporte.

  • Normativa: el embalaje escogido ha de cumplir con la legislación aplicable para el producto que protege.

  • Riesgo: se debe minimizar y para ello ha de considerarse el tipo de producto que se transporta, las condiciones de transporte, el tiempo de tránsito y los aspectos ambientales que pueden influir en su deterioro.

En cualquier caso, la elección en cuanto al embalaje no influirá en la relación con el consumidor final, aunque sí puede afectar a la relación con el cliente, si no cumple su cometido de protección y entrega de la mercancía en perfectas condiciones.

Entre las medidas a tener en cuenta durante el proceso de embalado de la mercancía destacan dos: ser riguroso con la lista de empaque, no olvidar nada ni cometer errores por falta de revisión; y ser efectivo en el marcaje de los bultos para facilitar su reconocimiento e identificación en los distintos momentos de manipulación (no es obligatorio aunque sí muy recomendable), pero sobre todo en lo concerniente a la simbología que advierte, por ejemplo, de si se trata de mercancía frágil.

Si quieres saber mucho más sobre la exportación, no dudes en consultar los siguientes artículos relacionados:

CTA - eBook - Como exportar con éxito

Créditos fotográficos: “Made In Italy Stamp On Boxes Shows Italian Products” by Stuart Miles

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management