¿Es importante contar con un responsable de operaciones en la empresa?

Dentro de toda empresa existe una jerarquización en los puestos. Uno de los más elevados es el que se conoce como responsable de operaciones.

responsable de operaciones

Créditos fotográficos: istock phototechno

El responsable de operaciones debe cumplir un único objetivo: conseguir que todo en la empresa fluya correctamente. Esto, que dicho así parece sencillo, entraña una gran cantidad de funciones y responsabilidades que el responsable de operaciones debe acometer para llevar su trabajo a buen puerto.

 

¿Qué debe hacer un responsable de operaciones?

Antes de empezar en materia y comentar las responsabilidades que van asociadas a este puesto de trabajo, cabe remarcar que el responsable de operaciones está, justo detrás del director dentro de la cadena de mando, un puesto que, como se puede imaginar, tiene una gran responsabilidad. Entre sus muchas tareas se pueden destacar:

  • Llevar a buen término el departamento de Recursos Humanos, siendo el responsable de gestionar el capital humano buscando el beneficio de éste y de la empresa.
  • Ocuparse de la gestión diaria. El día a día puede marcar un punto de inflexión en el funcionamiento de la empresa y, el responsable de este puesto se encarga de velar por que todo vaya según lo previsto.
  • Supervisar todo el tema de los pedidos de la cadena de suministro. Esto equivale tanto a productos como a materia prima, es decir, todo lo necesario para que la actividad del negocio pueda desempeñarse con normalidad y no se sufran cuellos de botella o roturas de stock.
  • Apoyo a la gestión de la calidad dentro de la empresa.

 

¿Quién puede acceder al puesto de responsable de operaciones?

Como se ha comentado con anterioridad, este puesto tiene asociadas muchas responsabilidad, con lo que no se puede acceder a él tan fácilmente. Para poder optar al puesto, el trabajador debe cumplir una serie de características que le harán ser apto para él.

  • Experiencia. Uno de los puntos más valorados en este puesto es gozar de la experiencia suficiente para así demostrar una amplitud de mira más grande. Lo ideal es contar con una persona que ha estado en la empresa entre 10 y 15 años, y que conoce a la perfección el funcionamiento de ésta.
  • Trabajar en diversas áreas de la empresa. Para conseguir esa amplitud de mira, el candidato ha debido pasar por diversas áreas de la empresa. Esto ayuda a que se conozca a fondo las necesidades de cada puesto de trabajo y que se sepa valorar qué se espera de ello y qué no.
  • Conocer de primera mano el funcionamiento de la empresa y del sector. Este es un requisito indispensable, ya que si no se sabe nada de la empresa, ¿cómo va a poder ayudarla? Además de conocer la empresa, es necesario también disponer de información sobre el sector para saber cómo va a evolucionar éste e, incluso, conocer a la competencia para adelantarse a sus movimientos.
  • Ser polivalente. La polivalencia en el puesto de trabajo es algo que va muy relacionado con todo lo anterior. Y es que, saber de todo y conocer todos los entresijos de la empresa ayuda a que el responsable de operaciones pueda dar soluciones más certeras y eficaces, algo que solo podría hacer si conoce de primera mano la situación.
  • Formación. Por último, pero no por ello menos importante, el responsable de operaciones debe poseer una formación académica que le brinde aprender todos los conocimientos necesarios para poder desempeñar sus funciones correctamente. Esta formación, que de normal suele ser de carácter superior, debe dar una visión global de la empresa y profundizar en las áreas que más relación tiene con las operaciones propias del negocio.

 

POST - TOFU - Profesionales más buscados

 

Publicado en El gap entre tecnología y talento Etiquetado con: