La aplicación de mejoras en la sostenibilidad dentro de una empresa se consigue solo mediante la implementación de un plan estratégico integral de actuación adecuado a las características de la empresa.

Para conseguir una empresa sostenible, hay que hacer que cree valor económico, medioambiental y social, tanto a corto como a largo plazo, de forma que contribuya al aumento del bienestar y al progreso de las generaciones presentes y futuras, tanto en su entorno más próximo como en todo el campo de actuación que abarque.

Gestionar riesgo ambiental

Para determinar el grado de sostenibilidad de una empresa y poder mejorar cómo se gestiona el riesgo ambiental, es importante tener en cuenta la visión de un desarrollo sostenible que vaya más allá del cumplimiento de regulaciones ambientales, la implementación de una producción más limpia o una mejor  política de recursos humanos.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la empresasostenible
TEXT - TOFU - Empresa sostenible

En relación a dicha sostenibilidad, el desarrollo sostenible es un enfoque que intenta desarrollar en las empresas la capacidad de descubrir el valor agregado de sus actividades y definir estrategias de innovación que incorporen los requisitos ambientales, socioculturales y políticos más actuales. Para conseguirlo, los directivos deben trabajar para lograr una integración en la dimensión económica, ambiental y social de todas sus actividades.

  • En cuanto a la dimensión económica, que incluye servicios, productos y capital, empleados, proveedores, inversionistas, bancos, sector público, ONGs y clientes, el grado de sostenibilidad consiste en conseguir un equilibrio entre las relaciones económicas con los diferentes participantes del entorno.
  • En la dimensión ambiental se trata de desarrollar un plan de gestión ambiental, que incluya la reducción de residuos, la mejora en la eficiencia en el uso de materiales, manejo adecuado y dentro de la normativa de los desechos, y la mejora en el diseño del producto centrada en la disminución de su impacto ambiental a lo largo de todas las etapas de su ciclo de vida.
  • La dimensión social consiste en conseguir una mejor calidad de vida de los trabajadores y de la comunidad.

En definitiva, los aspectos de mercado, tales como la calidad del producto y su precio, aunque son críticos, son una condición necesaria pero no suficiente para diferenciarse de otras empresas. Para conseguir una mayor sostenibilidad, las empresas deben centrarse en contribuir al bienestar, personal o colectivo.

En este sentido es importante evaluar también determinados marcadores de la empresa, tales como:

  • El acceso a nuevos mercados.
  • El aumento en el volumen de ventas tras poder demostrar que se está produciendo en forma sostenible y que se están aprovechando oportunidades de negocios sostenibles.
  • El ahorro en costos mediante la aplicación de medidas de ecoeficiencia.
  • La reducción de riesgos provocados por el incumplimiento de los requerimientos de grupos de interés.
  • El fortalecimiento de la capacidad de innovación y diferenciación.
  • La generación de nuevas oportunidades de negocio.
  • La lealtad de clientes y la mejora de la imagen corporativa gracias a la aplicación de las medidas de sostenibilidad.
  • La mejora de la productividad en general.
  • La integración del concepto de RSC (responsabilidad social corporativa) en la empresa, que permita un sistema de gestión integral que incluya todas las dimensiones económica, ambiental y social.

Post relacionados:

POST - TOFU - Empresa sostenible