El cumplimiento puede suponer la diferencia para un consumidor que, a pesar de una variación en el precio, decide apostar por una marca, en detrimento de otra a la que había permanecido fiel. Las organizaciones saben que, dentro de la competición en marcha entre cadenas de suministro, todas las funciones relacionadas con el e-fulfillment resultan determinantes para retener clientes. Por eso, los líderes están atentos a los avances tecnológicos.

La tecnología es el motor del cambio en la cadena de suministro y, si bien todavía existen reticencias, cada nueva innovación es un ejemplo más de eficiencia. Es el caso del exoesqueleto. ¿Habías visto alguna vez a un androide trabajando en tu almacén de distribución?

 

Robots, humanoides y otras tecnologías que impulsarán el rendimiento

Un almacén de alto rendimiento es el que garantiza el e-fulfillment y, a la vez, cumple con todos los estándares de seguridad aplicables. Velar por la salud de los empleados (ergonomía, seguridad e higiene laboral) y conseguir completar las tareas en tiempo récord y sin errores es cuestión de ingeniería.

La robótica está logrando avances que, si bien no están al alcance de los presupuestos de cualquier cadena de suministro, sí que podrían entrar en los planes de muchas, de aquí a algunos años.

Entre las innovaciones más destacables, de aplicación al trabajo de almacén, se encuentran las tres siguientes:

  • Exoesqueletos, como el de GEODIS, que protege la espalda de los trabajadores de almacén, contribuyendo a velar por su seguridad en todo momento, durante el transcurso de la actividad física.
  • Exoesqueletos simples, como el que propone Lowe’s, que también se centra en la protección musculoesquelética de la zona de la espalda, resultando más cómodo y sencillo de llevar, poner y quitar.
  • El robot Method-1, de Vital Bulgarov, que continúa en desarrollo, aunque se prevé su lanzamiento inminente. Se trata de un autómata bípedo, controlado por un humano desde la cabina de mando, que permite el trabajo de precisión.

En ninguno de estos casos la tecnología desplaza al humano, sino que necesita de la interacción con la persona para poder funcionar, desterrando una de las preocupaciones de quienes veían la industria 4.0 como el fin de la fuerza de trabajo.

Lo que sí cabe plantearse, es si los trabajadores de la función de almacén y de otras dentro de suppky chain, serán capaces y estarán dispuestos a interactuar con robots durante su jornada. Si aceptarán el cambio y lo que supone, si se verán motivados a recibir la formación necesaria y si entenderán este cambio como una nueva oportunidad.

¿Planeas incorporar tecnología puntera a tu almacén en los próximos años? ¿Crees que tu plantilla acogerá los cambios de buen grado?

Aumentar la productividad, reducir el estrés y la fatiga, minimizar las lesiones y garantizar las condiciones ergonómicas idóneas en todo momento son sólo algunos de los beneficios del trabajo con robots. Los ejemplos mostrados no son los únicos, hasta el año 2021, se espera que, cada vez, resulte más habitual que las organizaciones incorporen tecnologías como las que apunta GlobeNewsWire:

  • Vehículos guiados automatizados (AGV)
  • Robots móviles autónomos (AMR)
  • Robots cartesianos
  • Robots Colaborativos
  • Intralogística IoT
  • Vehículos guiados por láser (LGV)
  • Robots para la manipulación de materiales
  • Sistemas de evitación de obstáculos
  • Robots de embalaje
  • Robots de paletización
  • Robótica para la selección de elementos
  • Vehículos Auto-Conducibles (SDV)
  • Vehículos guiados por visión (VGV)

 

¿Veremos androides recorriendo tu almacén en algunos meses?