Almacén y su gestión: equilibrio entre abastecimiento y distribución

La cadena logística de una empresa pasa por varias etapas, y es necesario que todas ellas estén bien engrasadas para conseguir un rendimiento óptimo. Existe un momento crítico en toda cadena logística que se encuentra entre la recepción de abastecimiento y la distribución de mercancías. Este punto, precisamente, es de lo que se encarga la gestión de almacén.

gestion almacen

Créditos fotográficos: istock uatp2

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

PILL CTA - eBook - Carrera profesional: logística y cds

 

Almacén: ¿Qué entendemos por gestión de almacén?

Son muchas las dudas y confusiones que suscita el término de gestión de almacén. Tal y como hemos comentado, la gestión de almacén es dicho eje de conexión entre el abastecimiento y la distribución; dicho de otra forma, es la etapa del proceso logístico que se encuentra entre la gestión de existencias y la gestión de pedidos y distribución. Casualmente, son muchas las personas que confunden la etapa previa, la gestión de existencias, con las tareas propias de la gestión de almacén.

Para tener bien claro qué hace y qué no hace la gestión de almacén, hay que saber que sus funciones responden a las preguntas dónde y cómo deben ser almacenados los productos; es decir, sus funciones únicamente se dan cuando el producto ya ha hecho su entrada en el almacén. Preguntas del tipo qué almacenar, cuánto almacenar y cuándo almacenarlo son jurisprudencia de la etapa previa, la gestión de existencias.

La gestión de un almacén es muy diferente de una empresa a otra, ya que depende de las características tanto del propio almacén como de la mercancía, pero ahondando más en sus funciones comunes, se pueden destacar las siguientes:

  • Se encarga de la recepción de los materiales, con su correspondiente registro, tanto de entrada como de salida del almacén.
  • Indica cómo se debe almacenar la mercancía para que ésta se encuentre en perfecto estado.
  • El mantenimiento, tanto del almacén como de los materiales que hay en él, también forman parte de la gestión de almacenes.
  • Realiza el control entre el departamento de inventarios y el de contabilidad.

 

¿Qué se puede conseguir con una correcta gestión de almacén?

Para que un gestión de almacén sea considerada efectiva tiene que cumplir una serie de objetivos que le ayudarán a llevar un control más exhaustivo. Algún ejemplo de objetivos que normalmente se aplican en esta etapa del proceso logístico son: controlar la rapidez de entregas, reducir los costes de almacenamiento o llevar al mínimo las operaciones de distribución y control de existencias.

Partiendo de estos objetivos, los responsables de la gestión de almacén deben diseñar un plan exhaustivo y seguir una estrategia que les permita llegar a cumplir los objetivos. Una correcta gestión, reportará una gran cantidad de beneficios a la empresa logística, entre los que se pueden destacar:

  • Una reducción de las tareas administrativas, con el ahorro económico y de tiempo que ello supone.
  • Se consigue también un ahorro económico en los costes a nivel general de la empresa logística.
  • Conseguir más agilidad para el resto del proceso logístico, debido a una optimización de este proceso que se encuentra prácticamente en el centro de la cadena logística.
  • Mejora de los tiempos de entrega y de abastecimiento.

Todo ello, a la larga, repercute en una mayor satisfacción del cliente hacia la empresa y en definitiva, en una mejor reputación empresarial, tanto a nivel interno como externo.

 

Post relacionados:

CTA - eBook - Benchmarking Supply Chain

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management