Gestión de compras y rendimiento

En los últimos años, la gestión de stocks ha pasado de ser considerada una actividad simplemente administrativa a ser reconocida como un elemento clave para mantener y mejorar la posición competitiva de la empresa, un cambio que se debe, en gran medida, al éxito y a la gran influencia en la industria occidental de los sistemas y métodos productivos japoneses, que son siempre altamente dependientes en una gestión eficaz del aprovisionamiento de bienes.

Hay muchas alternativas estratégicas en la gestión de compras que pueden alterar considerablemente las capacidades y ventajas  competitivas de la empresa: la implantación de sistemas de selección y evaluación de proveedores, el establecimiento de relaciones duraderas y cooperativas con ellos y su implicación en el diseño y desarrollo de productos son algunas de las prácticas que resultan ser más eficaces en este sentido.

Gestión de stocks

Para aplicar dichas estrategias, es necesaria la implicación e integración de la función de compras en el proceso de planificación estratégica de la empresa, y por lo tanto, hay que elevar al departamento de compras al mismo nivel que otros departamentos funcionales. De esta forma, se asegura que las decisiones y los logros del departamento de compras ayuden a desarrollar la estrategia competitiva de la empresa y complementen las iniciativas que puedan haberse emprendido en otros departamentos.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre estrategia de operaciones

PILL CTA - eBook - Estrategia marca blanca

Así, está claro que para conseguir una gestión de compras eficaz y mejorar el rendimiento empresarial, la función de compras debe estar integrada en el proceso de planificación estratégica de la empresa, por lo que es vital tener una estructura organizativa eficiente que permita dicha integración.

Además, en la actualidad los resultados de muchos análisis confirman que para determinar el verdadero rendimiento de una organización y, por consiguiente, su valor en el mercado, la mejor herramienta consiste en poder compararlos con los de empresas equivalentes de su entorno, a poder ser, empresas de éxito, líderes en el mercado, con un rendimiento corroborado.

El objetivo de dicha medición consiste en identificar puntos de referencia que representen las normas de buenas prácticas en áreas tan importantes como la gestión de compras. Se trata de un proceso conocido con el término inglés de benchmarking, que identifica en que aspectos de la gestión son necesarios o posibles los cambios que permitan mejorar el rendimiento empresarial.
Asimismo, hay tres tipos de benchmarking que pueden aplicarse para evaluar la gestión de compras.

  • El benchmarking interno, aplicado en empresas grandes formadas por distintos departamentos, que compara los rendimientos alcanzados dentro de la misma organización.
  • El benchmarking competitivo, que se utiliza cuando se ha detectado una competencia agresiva, comparando algunos aspectos con los competidores más directos o con los líderes del mercado de un producto determinado.
  • El benchmarking funcional, que consiste en compararse con empresas que no pertenecen su misma industria.

En definitiva, en la actualidad, cada vez son más las empresas en las que la gestión de compras se ha convertido en una actividad básica para generar una ventaja competitiva en la empresa y mejorar sus resultados.

Post relacionados:

CTA - eBook - Estrategia marca blanca
Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management