Gestión del riesgo ambiental: ¿Es tu empresa sostenible?

La sostenibilidad es algo más que una palabra de moda o una tendencia pasajera. En el entorno de mercado actual, su valor y su importancia van en aumento, convirtiendo la gestión del riesgo ambiental en una necesidad, más que una opción. Conocer si tu empresa es sostenible es el primer paso hacia el establecimiento de prioridades y la elaboración de un plan.

La definición de una estrategia de sostenibilidad tiene un propósito económico y a la vez racional, en lo concerniente al medio ambiente. Asumir una responsabilidad de este tipo implica obligaciones y beneficios a partes iguales:

  •  Reducir el consumo de energía.
  •  Mejorar la imagen de marca y las relaciones públicas.
  •  Aumentar la lealtad de los clientes y el personal.
  •  Gestionar el riesgo, también mediante el establecimiento de alianzas.
  •  Optimizar las relaciones internas y externas, por ejemplo, a través de los servicios a la comunidad, las políticas de personal y el servicio al cliente.

 

Imagen

 

¿Cómo saber si es acertada a gestión del riesgo ambiental en la empresa?

En otras palabras, conocer si la organización puede calificarse o no de sostenible es una preocupación creciente que afecta a todos los sectores por igual. Descubrir el nivel de adecuación a los estándares de sostenibilidad y medio ambiente es sencillo si se es capaz de responder a las siguientes preguntas:

¿Existe en la empresa un plan de sostenibilidad asociado a una estrategia?

¿Qué pasos generales se han tomado para su implementación?

¿Qué recursos se han empleado y cuáles están disponibles para ello?

¿Cuáles son los objetivos de sostenibilidad establecidos?

¿Cuál es el plazo para conseguirlos?

¿Cómo se mide su cumplimiento?

¿Cada cuánto se produce el seguimiento?

¿Quién es el responsable de recoger y analizar esos datos?

¿Quién es el responsable de tomar acciones?

¿Cómo se reduce la generación de residuos y la polución?

¿Cómo se controla el consumo energético?

¿Tiene la plantilla acceso a formación en gestión del riesgo ambiental?

Cuando se es capaz de responder a todas o la mayoría de las cuestiones planteadas, es posible afirmar que la empresa es sostenible, que ha acatado su responsabilidad en cuanto a la gestión del riesgo ambiental y que sigue esforzándose por mejorar cada día en ese aspecto.

Imagen

Créditos fotográficos: “Save Our Earth” by watiporn

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la empresa sostenible

Si ya eres sostenible…

Cuando existe el plan, se han establecido las políticas complementarias que permiten llevarlo a cabo, la sostenibilidad y el medio ambiente son prioridades, y así lo refleja la estrategia empresarial; y la gestión del riesgo ambiental se lleva a cabo de forma efectiva es el momento de pensar en el futuro.

Si tu empresa es sostenible, no te olvides de:

  •  Incluir indicadores de sostenibilidad en el reporting.
  •  Reportar acerca de los avances en materia de sostenibilidad y gestión del riesgo ambiental en la intranet, paneles de anuncios y otros medios de publicidad interna.
  •  Fomenta el debate sobre los resultados, busca las nuevas tendencias, relaciónalas con los logros obtenidos, extrae conclusiones y toma decisiones.
  •  Asegúrate de que las acción planteadas se ponen en marcha.

 

Cuando la gestión del riesgo ambiental no es suficiente

En el polo opuesto se encontrarían las organizaciones que no han sabido o no han podido responder a la mayoría de las preguntas lanzadas. En estos casos es necesario actuar con premura y evitar las demoras en un área crítica para el futuro del negocio.

La forma de actuar, para compensar el retraso y ganar en eficiencia, es:

  •  Alinear los planes de gestión del riesgo ambiental con la estrategia corporativa.
  •  Evaluar de qué modo la sostenibilidad puede ayudar a mejorar la reputación empresarial.
  •  Buscar soluciones a los problemas empresariales actuales. Por ejemplo, trabajar por la reducción de costes promoviendo un consumo energético responsable que, al mismo tiempo, ayuda a preservar el medio ambiente.
  •  Involucrar a todos los miembros de la organización, fomentando el voluntariado asociado a la gestión del riesgo ambiental y la promoción de ideas.

Tal y como muestra la encuesta de KPMG sobre la Responsabilidad Corporativa entre 2008 y 2013 puede verse que, pese a que en España las empresas toman la gestión del riesgo ambiental más en serio que otros países europeos, su evolución ha sufrido una regresión en comparación con datos de 2011:

 

Imagen

Por ello, es necesario como empresa tener en cuenta el futuro y abordar la gestión del riesgo ambiental y la sostenibilidad en términos prácticos. Para conseguirlo, puede ser interesante comenzar planteándose cualquiera de las siguientes cuestiones:

    •  Dentro de unos años, ¿seguirá la gente interesada en el producto o servicio que la empresa ofrece?
    •  ¿Aparecerán nuevas normativas que condicionarán los procesos empresariales?
    •  ¿Cuáles serán las necesidades reales de los clientes?
    •  ¿Existe otro modo de ver lo que la empresa hace? ¿Hay vías alternativas? ¿Se pueden vislumbrar nuevas oportunidades?
    •  ¿Cuáles son los recursos clave de que depende la empresa? ¿Seguirán estando disponibles? ¿Se verán afectados su disponibilidad y precio?

 

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management