La gestión de equipos por competencias no es sino una herramienta que permite integrar el rol de las personas dentro de la empresa con la estrategia organizacional. Prepararse adecuadamente para la gestión del talento humano por competencias implica atender a tres elementos clave:
– Las personas: la selección y gestión de equipos de trabajo adecuados es fundamental. Cantidad y calidad deben conjugarse para aportar ese grupo humano que aportará valor a la empresa. El proceso de reclutamiento y el de selección son clave, pero también lo es el acompañamiento posterior, que logre una integración efectiva de los candidatos en el equipo.
– La formación: es tarea de la empresa ayudar a crecer a cada individuo. En este desarrollo ,la formación juega un papel decisivo ya que, a través de ella, se conseguirá equiparar las capacidades humanas reales a las deseadas y necesarias para alcanzar los objetivos estratégicos de la organización. Políticas de formación han de diseñarse contando con los planes de carrera de cada persona para aumentar su nivel de motivación y, por tanto, su rendimiento.
– Seguimiento y feedback: velar por la alineación con la estrategia de la empresa es vital para alcanzar las metas planteadas. El control y seguimiento de los resultados, apoyándose en los indicadores adecuados, facilitará la detección de pérdidas de alineación, que habrán de corregirse tras analizar su causa; pero también fomentará las recompensas, ya que podrá descubrirse de forma más sencilla quién merece un incentivo o, al menos, el reconocimiento por parte de la empresa en agradecimiento a su labor de calidad.

Imagen

Créditos fotográficos: “Business People Under Discussion” by Ambro

 Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita nuestra guía sobre exportación

TEXT - TOFU - Técnicas de motivación y gestión de equipos

De entre los tres aspectos destacados en líneas precedentes cabe señalar la importancia del factor formación. La formación considerada desde una doble vertiente, que afecta por igual a las dos partes de la gestión de equipos: responsables y miembros del equipo.
Contar con la formación adecuada:
– Evita errores.
– Clarifica las metas.
– Ayuda a comprender el trabajo.
– Contribuye a fijar metas.
– Simplifica la toma de decisiones y el análisis.
– Facilita la búsqueda de soluciones y alternativas.
Además, puede contribuir a optimizar la productividad, minimizar riesgos y economizar recursos. No cabe plantearse el funcionamiento de un negocio que no tenga previsto unos planes formativos específicos para su profesionales. Los empleados también se benefician de la formación proporcionada por la empresa ya que:
– Supone un importante incentivo.
– Refuerza la seguridad individual.
– Mejora el desempeño personal.
– Es un factor esencial en el desarrollo de carrera.
Las organizaciones ganan en productividad, en retención de talento y en imagen. Los objetivos de la gestión de equipos por competencias se ven satisfechos gracias a la adecuación de las políticas de empresa al desarrollo de los individuos, que propicia el ajuste individual de cada persona a lo que la empresa espera de ella.

Post relacionados:

POST - TOFU -  Técnicas de motivación y gestión de equipos