La rotación de bienes y productos, también conocida como rotación de inventarios, es uno de los elementos de control clave a la hora de estudiar el funcionamiento de la Supply Chain.

rotación de bienes y productos

Créditos fotográficos: istock Highwaystarz-Photography

Principalmente utilizada para marcar el ritmo en el cual los bienes y productos salen de almacén, esta rotación ha sufrido muchos cambios en los últimos tiempos debido, sobre todo, a la incidencia de las nuevas tecnologías.

 

Rotación de bienes y productos vs tecnología

La incidencia de las nuevas tecnologías ha quedado más que patente en la rotación de bienes y productos. La posibilidad de comprar desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora ha trastocado por completo el ritmo de rotación de bienes y productos en prácticamente la gran mayoría de industrias del mundo.

Por una parte, las compras online han hecho que, fabricantes y distribuidores tengan que aumentar sus inventarios en el almacén para poder dar cabida a este incremento potencial de la demanda. A esto hay que sumarle que la tónica de los compradores online suele ser comprar hoy y esperar el producto mañana, cosa que hace que las empresas deban disponer de unidades suficientes en el almacén para poder responder de manera efectiva a la inquieta demanda de los consumidores. Todo esto hace pensar que la rotación de bienes y productos actual debe ser elevada para poder abastecer la creciente demanda que se efectúa a través de los medios online pero, lo cierto, es que no es el único factor que influye.

La tecnología también ha incidido en la velocidad en la cual muchos productos quedan obsoletos, siendo el segundo factor que entra en juego para valorar la rotación idónea en el almacén. Un claro ejemplo de la obsolescencia programada a la que se enfrentan muchos productos es el caso de la tecnología, que avanza a pasos tan agigantados que lo que era novedad hoy puede verse desfasado en menos de un año. Al igual que esto, pero en menor escala, la moda también tiene fechas de caducidad y, ahora que las modas se propagan rápidamente por Internet, mucho más. Estos dos ejemplos, entre otros muchos, hacen ver que las empresas no pueden aprovisionarse en exceso, ya que podrían quedarse con una gran cantidad de bienes y productos que ya no tienen salida en el mercado por ser obsoletos.

Estos son los dos factores tecnológicos que inciden en la rotación de bienes y productos de una empresa y que hacen que éstas tengan que conocer muy bien su sector, las tendencias y las previsiones de futuro del mismo para no quedarse fuera de juego.

 

¿Existe una rotación de bienes y productos ideal?

Frente a todo lo anteriormente expuesto, es normal preguntarse si existe una rotación de bienes y productos ideal, y la respuesta es no.

A la hora de calcular un promedio de rotación, el cual sirva de baremo para las empresas, hay que tener en cuenta, primero de todo, el tipo de producto del que se habla, ya que no son lo mismo los productos perecederos de los que no. Además, el tipo de sector al que se dirija también condiciona mucho el periodo de rotación, ya que productos de primera necesidad tienen mucha más salida en el mercado que aquellos considerados de lujo.

Frente a todo esto, sí que se pueden sacar un par de conclusiones en claro:

  • La rotación de inventario debería aproximarse al máximo al tiempo necesario para que se reemplacen en el almacén los bienes y productos vendidos.
  • Es preferible tener una rotación elevada que una baja. El disfrutar de una rotación elevada, puede interpretarse como que una empresa tiene una buena actividad comercial y da salida con rapidez a los bienes y productos que comercializa. Pese a ello, no hay que descuidar que se deben tener unas existencias de seguridad que no deberían ser vendidas. Por su parte, una rotación excesivamente baja puede suponer a la empresa presentar problemas de liquidez.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - e-Logistics