Indicadores KPI para una monitorización y medición puntual

Los indicadores KPI (o indicadores clave de desempeño) normalmente se establecen para monitorizar, a medio o largo plazo, operaciones, procesos y actividades clave para el desarrollo de la estrategia corporativa y la consecución de los objetivos establecidos. Sin embargo, también existen indicadores de medición puntual que cumplen con una misión de suma importancia, pero sorprendentemente poco tratada en la literatura sobre este asunto.

medición puntual

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

Indicadores de medición puntual: qué son y cuándo se utilizan

Los indicadores KPI, como decíamos, cumplen con una misión muy concreta y determinada: monitorizar el desempeño de las actividades y los procesos estipulados como cruciales o críticos en el plan estratégico de la organización. Se trata, por ende, de operaciones planificables con antelación, normalmente rutinas con un rendimiento evaluable a medio y largo plazo (también a corto plazo, aunque no es lo más habitual excepto para procesos de gran dinamismo).

De acuerdo con los principios de necesidad de control, y acordes con la premisa que solo es controlable lo medible, los indicadores KPI permiten medir cualitativa y cuantitativamente el desempeño, detectar patrones, visibilizar desviaciones de los mismos y posibles disfunciones, y corregirlas antes de que afecten al desarrollo de la estrategia empresarial.

No obstante, a veces las operaciones sujetas a medición, o las que requieren un control específico debida su gran importancia estratégica, no son operaciones habituales ni recurrentes, sino que se trata de procesos y actividades puntuales que no por ello menos críticas o sensibles. Ante estos casos, ¿es posible establecer medidores acordes con su naturaleza? ¿Cómo se puede monitorizar el desempeño de estas operaciones empleando indicadores de medición puntual?

En anteriores posts, y muy especialmente en la guía Indicadores para la mejora de la cadena de suministro se exponen, entre otros asuntos de interés, las crecientes dificultades que presenta la medición y el control de cadenas de suministro cada vez más sujetas a cambios y modificaciones, y enormemente expuestas a tener que responder a demandas concretas, personalizadas y/o puntuales tanto en lo que concierne a las necesidades de abastecimiento, como a las características de la producción, y la distribución de bienes o la prestación de servicios.

Ante ello, es importante no renunciar a la posibilidad (más que posibilidad, necesidad) de monitorizar el desempeño de estas operaciones puntuales, siempre tratando de mantener, a la hora de establecer los indicadores oportunos, el (frágil) equilibrio entre una monitorización exhaustiva y la amplitud de perspectiva que ofrece una medición de resultados a medio y largo plazo, aquí traducido en una interpretación más flexible y adaptada a las necesidades del momento de los indicadores de medición puntual establecidos.

No es sencillo lograr mantener este equilibrio entre la cercanía y la distancia, evitando caer en precipitaciones y en una toma impulsiva de decisiones por un lado, y por el otro en un estado de inacción o aletargamiento, letal para la necesaria capacidad de respuesta que debe tener cualquier organización, especialmente cuando monitoriza operaciones puntuales o proyectos eventuales. Con todo, sin duda lo más recomendable es remitirse a la estrategia corporativa adoptada y, a la luz de los objetivos establecidos, determinar qué indicadores de los ya seleccionados para otros procesos y actividades similares se prestan a una mejor adaptación a los fines concretos de una medición puntual.

Post relacionados:

POST - TOFU - Carrera profesional: profesionales más buscados [Duplicate]

Publicado en Analiza tu Supply Chain Etiquetado con: