Innovación disruptiva: ¿qué hay de nuevo?

¿Qué te parecería tener enfrente el invento que marcará los avances de la próxima década en la cadena de suministro? ¿Cómo puede la innovación disruptiva transformar la industria, obligando a adaptar la estructura de base del supply chain y extendiendo sus efectos a la gestión y al modo de entender el mercado? En el año 2011 el MIT Centre for Transportation and Logistics hablaba de la creación de paredes que respiraban a través de poros con funciones de apertura y cierre programables, después se introdujo el concepto de la impresión 3D, hoy se habla del internet de las cosas. Pero, ¿qué hay de nuevo en cuanto a innovación disruptiva?

iStock_000076849685_Small

Créditos fotográficos: istock gustavofrazao

Si estás interesado  en este tema, también te recomendamos la descarga de  forma gratuita de nuestra guía sobre tendencias de futuro de la Supply Chain

TEXT - TOFU - Tendencias de futuro SC 2020

Innovación disruptiva y vehículos sin conductor

El transporte es una de las funciones clave en la cadena de suministro y la innovación disruptiva tiene este área entre sus objetivos prioritarios en el ámbito del supply chain. El cloud, big data y los avances tecnológicos han permitido dar el salto y plantearse situaciones, estrategias y servicios que hasta hace un par de años resultaban impensables o incluso inverosímiles:

– ¿Camiones sin conductor?

– ¿Clientes que pueden ver su mercancía en directo desde que sale del almacén?

– ¿Bienes que emiten sus propios datos informando sobre las condiciones de temperatura y humedad a las que se ven sometidos en cada momento?

– ¿Drones que llevan los productos directamente a las manos del consumidor final en cualquier parte del mundo?

No es el futuro, es hoy. Y tiene muchas caras. La innovación disruptiva también apuesta por la sostenibilidad y fomenta la creación de plataformas, donde millones de terabytes ayudan a encontrar a los mejores socios de negocio, promueven la integración de procesos y facilitan la colaboración, en condiciones suficientes de seguridad y mejorando la capacidad de cumplimiento normativo gracias a la permanente actualización de la red.

No hay límites temporales, desaparecen las fronteras geográficas y, lo mejor de todo es que conseguirlo no implica un coste significativo, sino que puede llevarse a cabo con commodity hardware que aporta las mismas prestaciones, en cuanto a capacidad de procesamiento, mejora la velocidad de procesamiento de la información y cuesta una décima parte que las opciones de computación más tradicionales. Reducción en el gasto que repercute directamente en el precio final de los productos y la competitividad de la empresa en el mercado.

Los sensores, la inteligencia artificial, la realidad virtual o la tecnología ponible (wearable technology) ya están aquí y la cadena de suministro, al incorporarlos a su gestión, a su estrategia, al usarlos para transformar sus estructura y adaptarse a los nuevos tiempos se está poniendo en línea de salida para alcanzar el nivel del supply chain más futurista, el que experimentaremos en diez años, el que, dentro de una década ya será algo habitual. Tecnología madura y lista para que las cadenas de suministro den el siguiente paso hacia la eficiencia y la satisfacción del consumidor a través de nuevas dosis de innovación disruptiva.

 

Post relacionados:

POST - TOFU  - Tendencias de futuro [Duplicate]

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con: