Que cada vez la cadena de suministro está más operada con la tecnología es algo que, a muy pocos les sorprende. Son muchos los avances tecnológicos que han incidido de manera favorable en el devenir de la Supply Chain y, según los estudios y las previsiones más futuristas, todavía son muchos los cambios tecnológicos que están por llegar dentro de este sector. Uno de estos cambios es la aparición de la inteligencia artificial (IA) pero, ¿cómo podrá afectar esto a la cadena de suministro de una empresa?

inteligencia artificial

Créditos fotográficos: istock monsitj

La inteligencia artificial en pro del buen funcionamiento de la SC

Seguramente ya habrás escuchado hablar de cómo la inteligencia artificial ha mejorado en los últimos años. Un claro ejemplo de ello es la partida de ajedrez casi más famosa de todos los tiempo. En ella, Gary Kasparov (una de las mentes más brillantes y asiduo jugador de ajedrez) caía derrotado ante Deep blue, una supercomputadora cuyo punto fuerte era el uso de inteligencia artificial.

Siguiendo con el ejemplo que acabamos de mencionar, Deep Blue era capaz de memorizar una gran cantidad de pasos y analizar la situación algo que, a priori, no parece novedoso. Pero, sí que hay un cambio que hacía que este super ordenador estuviera en otro nivel: aprendía de sus errores y esto le daba la capacidad de mejorar. ¿te imaginas aplicar esto en el campo de los transportes? Pues hay que dejar de hacerlo, ya que son muchas las empresas que ya aplican estos conocimientos.

Desde hace años, empresas de todo el mundo emplean la inteligencia artificial para realizar un mejor rastreo de los productos gracias a la conexión que establecen con los satélites de posición. Pero esto, que ya está siendo una ayuda a nivel logístico con la entrada de la venta por Internet, se puede ver superado por todo lo que se puede llegar a hacer planteando de manera correcta la IA.

  • Por una parte, esta tecnología puede ser empleada en el área de almacén. Gracias a ella se pueden categorizar de forma automática todos los productos, algo que ayuda a  una mejor disposición de los mismos y al ahorro en tiempo que supone el ir buscando productos en un almacén poco claro y ordenado.
  • Si seguimos en el área de almacén, la IA puede ayudar a predecir la demanda que habrá en un futuro y, en base a ello, gestionar los stocks de una manera u otra para adecuarse a las previsiones. Esto puede ser muy rentable para la empresa para que no se encuentra en extremos: bien de rotura de stock o bien de un stock muy elevado que origine grandes gastos a la empresa.
  • La predicción de rutas, tiempos de entrega y otro tipo de variables relacionadas con la entrega también pueden verse muy beneficiadas por la inteligencia artificial. Esto es posible gracias al empleo de datos de los satélites y al estudio y análisis de los mismos, haciendo que la ruta de entrega sea lo más eficaz posible.

 

Un paso más allá en la inteligencia artificial: Aplicándola a los vehículos

Todo lo anteriormente mencionado puede ayudar mucho a una empresa de SC pero, ¿se podría dar un paso más allá? La respuesta es sí, y es aplicando la inteligencia artificial a los vehículos.

Son muchos los coches que ya incorporan la función de conducción autónoma gracias a la inteligencia artificial pero según Sky Matthews, jefe técnico oficial de IBM Watson, a finales de esta década ya será una realidad implementada a nivel más generalizado. Esta implementación hará posible que los vehículos se conduzcan solos y que se adapten a la perfección al entorno: señales de tráfico, estado de la calzada, circulación de otros vehículos. ahora bien, todo ello supone una gran inversión para las empresas y una legislación aparte de los gobiernos para poder gestionar este tipo de vehículos. Y tú, ¿qué opinas sobre este tema?