Internet de las Cosas (IdC, o IoT por su fórmula en inglés, Internet of Things) está en boca de todos. Cada vez parece más claro y evidente que el futuro tecnológico, en múltiples aspectos, se escribirá con estas mismas iniciales y que no tardaremos en asistir a lo que algunos expertos ya han bautizado como tercera Revolución Industrial.

No son estos el momento ni el lugar más apropiados para describir detalladamente en qué consisten las bases sobre las que se fundamentan los sistemas IdC, pero sirva a modo introductorio que en ellos convergerán los últimos avances en tecnología de radiofrecuencia (las conocidas etiquetas y los receptores de identificación por radiofrecuencia, RFID, desempeñarán un papel crucial), dispositivos de control remoto y las aplicaciones o el software respectivo, y la gestión de grandes cantidades de datos, almacenados en bases de datos físicas o en clouds.

Algunos ejemplos prácticos de aplicación del Internet de las Cosas en la vida cotidiana ya conviven entre nosotros: zapatillas deportivas capaces de monitorizar y controlar el esfuerzo realizado, la distancia recorrida, las calorías consumidas…, frigoríficos capaces de realizar inventarios y advertir sobre la fecha de caducidad de los productos que contienen… y, en el caso más concreto de las aplicaciones en logística y transporte, almacenes que realizan inventarios programados de forma automatizada, cámaras de refrigeración que monitorizan el estado de los perecederos, palets que proporcionan pesos, tipos de mercancía, puntos de carga y centros de destino, y una infinidad de posibilidades más que abren las puertas a nuevas oportunidades para el sector apenas imaginables hace tan solo una década.

Internet de las cosas

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre gestión de proyectos logísticos

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

Internet de las Cosas y sus aplicaciones en el transporte marítimo

Hace unas pocas semanas, los medios de información especializados en el sector logístico destacaban la inversión que el operador CMA CGM (uno de los principales operadores marítimos a escala mundial) había realizado para diseñar y producir contenedores de carga inteligentes, basados en una nueva tecnología aplicada a la logística y el transporte que sus desarrolladores han bautizado con el nombre de Traxens.

Entre otras posibilidades, estos nuevos contenedores permitirán conocer el estado real y actualizado de la carga, informar de volúmenes, vibraciones, cambios de temperatura… saber en qué coordenadas exactas se halla el contenedor, y advertir ante posibles manipulaciones indebidas, actos de vandalismo o intentos de robo.

Resulta bastante evidente hasta qué punto esta nueva tecnología mejorará las condiciones en que se realiza el transporte de mercancías. Y aunque en este caso se trate de contenedores, no hace falta dejar volar en exceso a la imaginación para trasladar estas aplicaciones a otras modalidades de transporte, a parte del marítimo. Unas mejoras y ventajas que, entre otras, podríamos resumir en las siguientes:

  • Permitirán reducir los costes del transporte: disminuyen los riesgos de roturas, manipulaciones, robos… y con ellos se incrementan los márgenes de beneficio de los transportistas, que podrán reducir sus tarifas repercutiendo esta mejora en el cliente. Además, podemos sumar a todo ello el hecho de que, muy probablemente, no tardaremos en asistir a una rebaja de las primas y las pólizas de seguro por estos mismos motivos.
  • Minimizarán los riesgos asociados a la gestión de cadenas de suministro globalizadas:  optimizando la gestión global y permitiendo, entre otras ventajas, reducir tiempos de transporte y ofrecer una atención más personalizada.
  • Mejorarán la toma de decisiones: él grado de satisfacción del cliente depende en gran medida de la toma de decisiones acertadas. Contando con más información, detectando irregularidades, vías de pérdida, disfunciones… se podrán corregir errores y mejorar la calidad del servicio, tomando decisiones más y mejor fundamentadas.

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]