La demanda agregada es la medida que determina los gastos en bienes y servicios que los consumidores, las empresas y el estado están dispuestos a asumir, teniendo en cuenta un nivel de precios determinado y dependiendo también de otros factores como la política monetaria y fiscal que se esté llevando a cabo en un periodo de tiempo concreto.

demanda agregada

Créditos fotográficos: istock topshotUK

La demanda agregada se representa mediante una curva que se caracteriza por ser descendente a causa del efecto tipo de interés, el efecto riqueza y el efecto tipo de cambio. El efecto tipo de interés es el que tiene lugar cuando se produce un descenso de los precios mientras el resto de factores se mantienen constantes, hecho que incrementa la demanda agregada. Por otro lado, el efecto riqueza viene a responder al razonamiento de que cuando los precios disminuyen, se pueden comprar más bienes con el mismo dinero, lo que estimula la demanda ya que las personas pueden y están dispuestas a gastar más; mientras que el efecto de tipo de cambio tiene en cuenta los factores del tipo de interés, ya que si estos bajan, la demanda también crece al estimular las exportaciones y reducir las importaciones.

Hay ciertas medidas que se pueden llevar a cabo, que son capaces de desplazar la curva de la demanda agregada, como la política fiscal. Una modificación como la bajada de los impuestos podría provocar un desplazamiento hacia la derecha, de la misma manera que haría una política monetaria expansiva. Además, factores de la economía internacional, como el tipo de cambio, pueden influir en un desplazamiento de la curva de la demanda agregada.

 

¿Qué hay que saber para interpretar la demanda agregada?

Para conocer y saber interpretar de manera adecuada los datos que aporta la demanda agregada y que se pueden tener en cuenta para llevar a cabo una planificación más específica, ya que se pueden tener en cuenta datos que permiten realizar una previsión del mercado más aproximada a la realidad, es necesario conocer qué elementos influyen en sus desplazamientos y de qué manera se puede generar un crecimiento de la demanda, siempre dentro de lo que pueda dar de sí la oferta.

Para ello, los responsables de la cadena de suministro de una compañía deben saber interpretar la demanda agregada para poder llevar a cabo sus funciones de una manera más adecuada, porque la predicción de la demanda agregada puede ser de gran ayuda para llevar a cabo una predicción de stock acertada, sin demasiados productos o materiales sobrantes, una gestión del inventario más ajustada, sin tener un excedente demasiado numeroso, y así, llegar a prever los gastos y los ingresos de un periodo determinado de tiempo de una manera más eficaz.

Para conseguirlo es importante disponer de unas bases de datos recientes y que puedan ofrecer datos correctos que permitan obtener la demanda real de los últimos años. Además, la comunicación con otros departamentos como el comercial, puede ser clave para desarrollar las estrategias a llevar a cabo, y conocer las variables que pueden influir y hasta qué punto, para poder realizar análisis y comparaciones de los datos.

Estos procesos podrán llegar a ser muy beneficiosos para la gestión del inventario y del stock de una empresa, favoreciendo su rentabilidad, su eficiencia y de esta forma mejorar y optimizar los procesos de la cadena de suministro.

 

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain