A la hora de pensar en qué formarse para encontrar una profesión de futuro, son muchos los elementos que se tienen en cuenta, siendo uno de ellos la salida profesional actual y de futuro. En la actualidad, uno de los puestos que más demandan las empresas es el perfil del jefe de operaciones.

jefe de operaciones

Créditos fotográficos: istock shironosov

El jefe de operaciones, conocido también como director de operaciones o, en inglés, Chief operating officer (COO), es un puesto ejecutivo dentro de la empresa, cuyo manejo de responsabilidad y tareas es superior al de cualquier otro empleado, quedando solo a expensas de reportar sus trabajos al director ejecutivo o, en su caso, a la junta de directores de la propia empresa.

Tareas de recursos humanos, económicas, de planificación, logísticas…. son algunas de los quehaceres que forman parte del día a día de un jefe de operaciones. Pero éstas no son las únicas. El trabajo de un jefe de operaciones puede entenderse como un todo, como una parte esencial que, si falla, falla toda la organización de la empresa. Su obligación es la de hacer que la empresa funcione correctamente, haciéndola más productiva.

 

¿Qué competencias debe demostrar un jefe de operaciones?

Son tantas, y tan variadas, las responsabilidades que este puesto de trabajo tiene que, para acceder a él, se debe tener una preparación, tanto académica como de experiencia profesional, muy amplia que aporte una visión general de la empresa al responsable.

Además de disponer de unas nociones avanzadas sobre el funcionamiento de la empresa, el jefe de operaciones debo mostrar todas, o la gran mayoría de competencias que se enumeran a continuación.

  • Ser un líder. Al disfrutar de este nivel dentro de la organización, el resto de trabajadores debe ver en el jefe de operaciones un líder que les guíe por el buen camino, que les apoye y que les ayude a desarrollarse y mejorar profesionalmente, todo ello en pro del beneficio tanto de la empresa como de los trabajadores.
  • Tener dotes comunicativas. El cargo de COO lleva implícito una gran cantidad de reuniones y negociaciones a llevar a cabo. Por eso es de vital importancia que el Chief operating officer cuente con dotes comunicativas sobresalientes, tanto en el ámbito escrito como en el hablado.
  • Toma de decisiones. Ligado a cualquier puesto de nivel está la toma de decisiones. Dado el rango que tiene el jefe de operaciones, éste debe tener la capacidad y autoridad suficiente para tomar decisiones rápidas y que se adecuen a las necesidades de la empresa.
  • Actitud positiva y resolutiva frente a los problemas. Saber resolver un problema de manera adecuada y pronto es uno de los valores más codiciados que van inherentes a este puesto.
  • Ser eficiente. La eficiencia es, sin lugar a dudas, una de las competencias clave en este puesto de trabajo. Ser eficiente en la organización, en la planificación e, incluso, en el desarrollo de los trabajos es de gran importancia para, por una parte ser de ejemplo para el resto de trabajadores y, por otra, poder implementar las mejores estrategias.
  • Multidisciplinar. Como ya hemos comentado, el trabajo en este puesto de trabajo es multidisciplinar, es por ello que el jefe de operaciones también debe serlo. Formación en todos los ámbitos de la empresa y saber que sus funciones están repartidas en todas las áreas de la empresa es lo que le hace ser uno de los profesionales más valorados.
  • Adaptarse a los cambios y al entrono.La capacidad de adaptación y, por que no, de predecir los cambios con tiempo es vital para que el buen funcionamiento de la empresa siga así.

 

Cabe mencionar que todas estas competencias se suelen considerar innatas, ya que en algunos individuos suelen estar más presentes que en otros pero, lo cierto, es que todas y cada una de ellas se pueden adquirir con los cursos adecuados y, lo más importante, con tiempo y experiencia.

 

POST - TOFU - Profesionales más buscados