La adaptación natural se llama Kanban

Kanban ayuda a las empresas a mejorar sus capacidades y la satisfacción del cliente. Además, está comprobado que Kanban optimiza los resultados económicos y sociológicos de las organizaciones que lo adoptan. Para muchos el debate se centra hoy en si es ágil o si es una alternativa a esta corriente. Lo importante, más que definir Kanban, es conocerlo, para poder beneficiarse de sus ventajas, de puertas adentro y hacia fuera del negocio.

iStock_000032993218_Small

Créditos fotográficos: istock mik38

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre Lean en la cadena de suministro

TEXT - TOFU - Lean SC

 

Kanban: en clave de cambio

Kanban insta a trabajar la capacidad de adaptación de las organizaciones, forzándolas a mejorar su gestión del cambio cultural. Cada trabajador del conocimiento es un gestor que controla su propia desempeño y toman decisiones que afectan al rendimiento global del negocio. ¿Arriesgado? Más bien complejo.

Es bien sabido que el trabajo del conocimiento implica complejidad y que una situación de este nivel de dificultad requiere un enfoque de adaptación, con el fin de manejar con consistencia la incertidumbre y los acontecimientos imprevistos que puedan surgir. Parte de esa complejidad radica en la resistencia al cambio, inherente a la especie humana y, desafortunadamente, efectivo freno de cualquier negocio. La grandeza de la metodología Kanban es que, asumiendo esa realidad, la acepta y la redirige, actuando como catalizador y motivando el cambio interno.

Kanban está diseñado para trabajar con la naturaleza humana en lugar de contra ella, aumentando la fluidez de la evolución y mejorando los resultados en la transformación del negocio. Kanban no es exactamente un método ágil, ni tampoco puede considerarse Scrum. En Kanban no existen los roles, el cambio puede producirse en cualquier momento y los flujos de trabajo son continuos. Sus señas de identidad son:

1. Flexibilidad en la planificación, ya que un equipo de Kanban sólo se centra en el trabajo que está en progreso.

2. Minimización del tiempo de ciclo, para garantizar la entrega de trabajos futuros y evitar cuellos de botella.

3. Consecución de cotas de eficiencia más elevadas a través del foco y la concentración, en oposición a la multitarea.

4. Mejora continua, que hoy día se consigue a través de la monitorización de las métricas más relevantes en clave de visualización.

5. Entrega ininterrumpida, que busca la optimización del flujo de trabajo dirigido a los clientes.

 

Kanban: una alternativa ágil

Kanban no es exactamente ágil, aunque para muchos sea considerado una alternativa ágil, tal y como defienden Steve Denning en Forbes o David Anderson en Kanbantool, ambos comentando el libro de Michael Sahota “An agile adoption and transformation survival guide”. La distinción importante entre Kanban y ágil es que el objetivo del método Kanban es optimizar la capacidad de organización de los equipos o de prestación servicios a los clientes a través del flujo de trabajo, mediante la aplicación de cualquier práctica que demuestre una mejora. Partiendo de aquí, es fácil ver que más que una opción distinta a ágil o una forma de implantar Agile, Kanban es una metodología que puede usarse para lograr la agilidad organizacional. Kanban es un método para permitir a una organización ser más adaptativa en cuanto a las condiciones del negocio, los riesgos de mercado y los niveles cambiantes de demanda de servicio.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Lean SC

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: