En los últimos años ha crecido considerablemente la demanda en el Short Sea Shipping, es decir, del transporte marítimo de mercancías para corta distancia (TMCD). Esto quiere decir que cada vez es más necesario buscar la intermodalidad para hallar un equilibrio entre el transporte terrestre, ferroviario o marítimo en función de las distancias y el trayecto más conveniente para abaratar costes e incrementar la productividad.

short sea shipping

Créditos fotográficos: istock Tryaging

Ya hace unos cuantos años desde que la globalización y, con ella, la popularización de la venta online, hizo resentir al transporte de mercancías por carretera, saturado por la creciente demanda de envíos. Todo ello no solo repercutía (y repercute) en las congestiones de tráfico que se generan en las carreteras o en la circulación de camiones prácticamente vacíos – con el consecuente incremento de gastos para las empresas de logística -, sino que, además, todo ello también incidía en la contaminación global. Una serie de factores que, junto a la crisis económica, ha elevado la competencia entre estas empresas de transporte terrestre.

 

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

 

Por estos motivos, el Short Sea Shipping (SSS), más que una alternativa, es una solución que se está implementando a nivel nacional, europeo y, en algunos casos, intercontinental. Supone, según la Dirección General de Transportes y Energía de la Comisión Europea, el 30% de los intercambios de mercancías entre países europeos y no europeos ribereños. Es más, según la última edición del informe del Observatorio Estadístico del TMCD 2016, este tipo de transporte marítimo alcanzó en España 235 millones de toneladas (de los que un 20% correspondía a tráficos de cabotaje nacional y un 80% a tráfico exterior), es decir, un 4% más respecto al ejercicio anterior. Unos esfuerzos que deben de superar la inversión inicial necesaria para estos transportes, así como las complejas trabas administrativas que suelen estar asociadas en comparación al transporte terrestre.

 

¿Por qué optar por el Short Sea Shipping para la Supply Chain?

  • Se trata de un medio de transporte para el que hay que optar para flujos intercomunitarios. Una vía de transporte necesaria entre España y el Norte de África (en la que predominan los tráficos a Túnez, Marruecos o Argelia), o también entre las Islas Canarias, Baleares y la península ibérica.
  • Por la gran capacidad de carga de los buques y contenedores para el traslado de mercancías que, de otro modo no sería posible para transportar grandes volúmenes.
  • Los transportes multimodales reducen las emisiones de CO2: Los clientes demandan transportes más ecológicos para que sus productos sean más valorados. Se trata de una política muy insertada dentro de la Green Supply Chain para paliar una de las problemáticas que más preocupan a las empresas del sector para mejorar su imagen corporativa.
  • Se trata de uno de los medios más seguros que existen para el transporte de mercancías: Otra de las desventajas con las que cuentan los transportistas terrestres es el riesgo de accidentes al que están expuestos, sobre todo en determinadas fechas en las que la entrega de pedidos a tiempo se hace aún más necesaria.
  • El transporte marítimo es uno de los que más ajustan su precio a la cantidad de mercancías que debe cargar.

 

La intermodalidad en el Short Sea Shipping

Cuando hablamos del Short Sea Shipping debemos hacerlo también de la intermodalidad, combinando al menos transporte marítimo y terrestre, ya sea ferroviaria y/o por carretera, con el empleo de contenedores, cajas móviles y semirremolques.

¿Qué ventajas aporta la intermodalidad al Short Sea Shipping?

Principalmente, se abaratan los costes, que, aunque lleve algo más de tiempo, es lo que más interesa. Con la utilización de distintos medios de transporte a la larga se optimiza en costes debido, en primer lugar, a que se hace un uso de la combinación más económica en función de la necesidad de cada empresa logística, y, en segundo lugar, a que se reducen los tiempos de carga y descarga con las Unidades de Tranporte Intermodal (UTI).

Por otro lado, se ahorra en costes también gracias a la reducción de las primas de seguros, puesto que disminuyen los posibles daños a la mercancía o el índice de robos. Además, este tipo de plataformas logísticas conlleva que se realicen menos inspecciones y controles, lo cual agiliza las operaciones y ahorra tiempo en este sentido.

 

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos