La descarga de mercancías peligrosas y la carta de porte en vacío

La carta de porte en vacío es el documento que estipula las condiciones y los detalles que describen y regulan el retorno en vacío de los vehículos encargados del transporte de mercancías peligrosas por carretera, una modalidad de transporte regida por la carta de porte ADR.

Como sabemos, en la carta de transporte de mercancías peligrosas (que se deben conservar al menos durante un año) se tiene que consignar, entre otros detalles, el código ONU correspondiente a la mercancía en cuestión, formado por las siglas UN seguidas de un número de 4 dígitos. Este código, imprescindible en las cartas de porte ADR, en las cartas de porte en vacío debe acompañarse de otros datos que, como veremos, varían en función de la capacidad de carga del contenedor, cisterna o vehículo, y del tipo de mercancía transportada.

carta de porte en vacio

Si estas interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre estrategia de marca blanca

TEXT - TOFU - Innovación CDS

Especificaciones de la carta de porte en vacío

Tras la descarga en destino de mercancías peligrosas, el o los vehículos encargados de la operación siguen siendo considerados como portadores de residuos tóxicos o peligrosos hasta su limpieza (realizada según los procedimientos dispuestos legalmente para tal fin en función del tipo de mercancía transportado), por lo que su retorno a la base también debe estar debidamente registrado y consignado. Este es el principal objeto de la carta de transporte en vacío, que debe designar, en su título, el contenedor empleado para el transporte junto a la expresión «vacío», y la especificación de la mercancía anteriormente transportada (código ONU) si se trata de un contenedor con una capacidad superior a los 1.000 litros, como avanzábamos al inicio de este artículo.

Como ejemplo, para el retorno en vacío de una cisterna de 1.500 litros que haya transportado metanol, el porte se consignaría del siguiente modo:

  • «Vehículo: cisterna. Vacío. Última mercancía transportada: UN 1230 metanol» (junto a sus especificidades o variantes químicas, en el caso que fueran relevantes, y su nivel de peligrosidad, que para el ejemplo del metanol sería II).

A diferencia de la carta de transporte en lleno, la responsabilidad de la cual recae sobre el expedidor (la compañía de transporte), la responsabilidad de la carta de porte en vacío recae sobre el destinatario (que en la mayoría de los casos es la misma compañía de transporte, o en su defecto la empresa certificada o la unidad encargada de la adecuada limpieza del contenedor).

El retorno de un vehículo que haya efectuado el transporte de una mercancía peligrosa siempre debe realizarse en vacío, siendo de aplicación general la prohibición de realizar segundas cargas en un contenedor que no haya sido anterior y debidamente limpiado.

Como ocurre con el resto de cartas de transporte por carretera, también en la carta de vacío se deben hacer constar los datos completos del expedidor y el destinatario, junto a la relación (como hemos comentado) de las mercancías peligrosas transportadas, y la referencia y la descripción del contenedor empleado para dicho fin.

También deben constar las especificaciones sobre las medidas de seguridad integradas en el transporte, las placas identificadoras del vehículo empleado, las instrucciones detallas del transporte y otros detalles referentes al mismo, así como el compromiso explícito y debidamente firmado, con fecha y lugar de expedición, de la compañía expedidora de mantenerse sujeta, en la operación consignada, a las disposiciones contempladas en el Acuerdo Europeo para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR).

Post relacionados:

POST - TOFU - Innovación cadena de suministro

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con: