Ejecutar un análisis ABC solo puede llevar a un buen camino a la cadena de suministro. Y es que la categoría de una buena empresa se rige, entre otras cosas, porque nunca desinfla las expectativas de sus clientes al pedir sus productos y servicios, ni tampoco desborda los límites de su presupuesto. Por este motivo, controlar una buena gestión de inventario es esencial para hacer un buen análisis de las existencias y el stock actuales y, en este sentido precisamos del análisis ABC.

análisis ABC

Créditos fotográficos: istock Pinkypills

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

Una cadena de suministro eficaz con el análisis ABC

El análisis ABC es un sistema de clasificación muy sencillo, pero eficaz, para distribuir y gestionar de manera óptima el inventario en los almacenes. Se trata de reducir tiempos y costes y de aumentar la eficiencia, sobre todo en el sector logístico.

Para saber en qué consiste exactamente el análisis ABC, basado en la regla 80/20 y en la curva de Parapeto, el post Análisis ABC e inventario: más ahorro y mejor relación con el cliente lo explica muy bien.

Esta ley del 80/20 explica que “el 20% de algo siempre es responsable del 80% de los resultados”, por tanto, un 20% de los productos del stock representa el 80% de las ventas totales, por lo que se debe priorizar la importancia y previsión de las existencias de ese 20% de los productos. El método ABC amplía la clasificación a tres grupos siendo el grupo B un 15% y el C un 5% del valor en el 80% de los ítems, por lo que los artículos de tipo B y C serán los menos solicitados.

Por tanto, el análisis ABC permite aumentar la eficiencia de los almacenes de la cadena de suministro al ahorrar tiempo a los encargados a la hora de coger y dejar los artículos.

Se trata de tener mejor controlados los ítems más solicitados y adelantarnos a las demandas para tomar decisiones, para estar siempre previstos y, así requerir menos movimientos para gestionarlos. Un método que se debe complementar con una buena gestión de stocks que contemple más unidades almacenadas de esos productos pertenecientes al grupo A, que es donde se tiene que focalizar el departamento de compras.

 

Pasos a tener en cuenta en un análisis ABC

El empleo de un análisis ABC permite a la gestión de inventarios:

  • Identificar segmentos importantes de inventario e inversión: Define las referencias que más dinero inmovilizan o que más cobertura tienen (días de inventario) y haz una lista de artículos según su demanda.
  • Establece las categorías y calcula el porcentaje total de cada categoría según el análisis ABC. La mayor parte de los costes de almacén suelen estar en las tareas de preparación de pedidos, por lo que es muy importante cubrir este paso correctamente.
  • Ayuda a determinar las técnicas, sistemas y procesos que deben aplicarse.
    • Para las referencias del grupo A: Lo normal es tratar de tener pocos stocks para no tener mucho dinero inmovilizado y tratar de buscar colaboraciones con los proveedores para negociar muy bien los precios y disminuir el coste integral. Trata de que estén en lugares de rápida y fácil accesibilidad.
    • Para las referencias B: Establece una frecuencia de pedidos adecuada pero más baja que la A, mientras que para las C asocia un stock mínimo.
    • Una gran variedad de productos puede conllevar la clasificación e identificación de más categorías más allá de A, B y C, estableciéndose distintas subcategorías. Esto se debe a que el valor de un artículo puede ser alto o bajo y dos artículos con la misma demanda pueden tener posiciones distintas.
  • Asegura la utilización eficaz del tiempo y el esfuerzo empleado en la gestión del inventario. Es importante tener especial cuidado con el periodo de tiempo sobre el que se han obtenido los datos de demanda para establecer el análisis ABC, ya que determinadas fechas especiales pueden influir y modificar los resultados.