La gestión de almacenes es un proceso fundamental que forma parte de la logística de la Supply Chain. Un procedimiento crítico cuya organización debe trabajar en conjunto con la gestión del aprovisionamiento en el departamento de compras y el de contabilidad, con la gestión del inventario y del stock, así como con la distribución de mercancías. Supone, por tanto, un eje de conexión crucial entre el abastecimiento y la distribución de los productos que debe tener en cuenta una serie de factores para optimizar su funcionamiento.

gestión de almacenes

Créditos fotográficos: istock monkeybusinessimages

La gestión de almacenes es el proceso logístico que se dedica a recibir, acumular, mover y mantener dentro del mismo almacén todos los materiales necesarios para la producción hasta que el producto llega al consumidor final: Materias primas, productos semielaborados, productos elaborados, máquinas y equipos. Para esta gestión, se debe llevar a cabo una planificación del movimiento y del abastecimiento, así como el control de las existencias que son necesarias para producir y vender más.

 

TEXT - TOFU - Formación y desarrollo de Competencias

 

El objetivo que debe primar en la gestión de almacenes es el de garantizar el abastecimiento continuo de las materias primas y medios de producción necesarios para ofrecer los servicios deseados. Para ello, reducir los costes y los errores en la preparación de pedidos es algo imprescindible. Tareas que son necesarias optimizar mediante la gestión de almacenes para cumplir con lo acordado con los clientes y con sus expectativas. De esta forma, nos aseguramos un buen flujo y control de materiales en su recepción, mantenimiento y recogida para su traslado.

 

Factores a tener en cuenta para optimizar la gestión de almacenes

Una vez que tengamos claro cuánto y cuándo pedir, hay que considerar varios aspectos que constantemente tenemos que tener controlados para una buena gestión de almacenes.

  • Coordinación del almacén con los demás departamentos que afectan a su actividad y proceso logístico que, como hemos dicho, abarca desde la gestión de existencias, el proceso de gestión de pedidos, hasta su distribución para su venta. Por ejemplo, es importante conectar con el departamento de ventas para conocer la disponibilidad actual, o estar al tanto de la distribución de productos dentro y fuera del almacén.
  • Delimitar el stock mínimo necesario del producto para establecer la cantidad mínima de unidades que se puede mantener y, así, saber las cantidades con las que la empresa podría abastecer al cliente, ya que esta cantidad no siempre es la misma. Para ello hay que tener en cuenta una previsión de la demanda muy precisa.
  • Controlar la entrada y salida de materiales y productos. Ello conllevará conocer la trazabilidad del producto para saber su ciclo de vida en el almacén y, a su vez, controlar la ubicación exacta del producto en el almacén.
  • Gestionar adecuadamente el desarrollo del picking de forma secuencial: Una de las actividades principales de la gestión de almacenes. El picking es la recogida, acondicionamiento y combinación de cargas no unitarias para el pedido de un cliente. Agrupar varios pedidos en una sola ruta de preparación es lo recomendable mediante sistemas como pick to light, que ayudan a los operarios a conocer la ubicación de los productos. Una técnica que permite incrementar la productividad y reducir los errores para llevar a cabo eficientemente las operaciones.
  • Máximo aprovechamiento del espacio para la optimización de la capacidad de volumen disponible.
  • Controlar la rapidez de las entregas para una mayor satisfacción del cliente.
  • Llevar al mínimo otras operaciones en estrecha relación, como las de la distribución de mercancías o el empaquetado y embalaje.
  • Por último, para facilitar todas estas tareas, es importante disponer de una actualizada implantación del sistema de software especializado en la gestión de almacenes para optimizar las tareas de pick to light, que facilita la preparación masiva de pedidos. Una forma de controlar todos los procesos y operaciones en el almacén y monitorizar toda la información que afecta a la actividad que comentamos: recepción y salida de mercancías, control de lotes, gestión del inventario a tiempo real para controlar el stock vigente. etc.

 

POST - MOFU - Formación y desarrollo de competencias