La planeación de la capacidad en el planning de operaciones

La planeación de la capacidad es una actividad de planificación y gestión que pretende garantizar la correcta proporción entre la demanda de productos y/o servicios, y la capacidad de producción o prestación de un servicio por parte de una compañía. Atiende, pues, en primer lugar y de un modo destacado, a la capacidad y los volúmenes de producción, pero mantiene una estrecha relación con el conjunto de operaciones implicadas en la cadena de suministro.

En cualquier proyecto de planning de operaciones, pues, la planeación o planificación de la capacidad juega un papel clave, en la cual y a su turno, consideraciones como el tamaño de las instalaciones de almacenamiento y (sobre todo) producción, la integración de nuevas tecnologías o las dimensiones y capacitaciones del equipo humano implicado en la producción resultan altamente críticas.

Planeación de la capacidad

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre sectores de producción industrial

PILL CTA - eBook - Planificación CdS

La planeación de la capacidad: más que un planning de la producción

La planeación de la capacidad atiende a muchos otros procesos que los meramente implicados en la producción de bienes o la prestación de servicios: si bien la productividad (la capacidad de producción, en concreto) conforma el centro de atención de este tipo de planificaciones, los criterios y las consideraciones a tomar en cuenta a la hora de planificar la capacidad de producción de una compañía son distintos y variados, en estrecha relación con el resto de procesos implicados en las cadenas de suministro, como hemos avanzado anteriormente.

Evidentemente, la planificación de la capacidad toma de referencia, en un primer momento, un contexto o una situación ideal en la cual la demanda crece hasta poner a prueba el techo de la capacidad productiva de la compañía, contando a la vez con los suministros y con la capacidad de almacén y stock necesarios en todo momento para satisfacer la nueva demanda. De este modo se obtienen unos resultados orientativos, que deben permitir regular los procesos pertenecientes a las otras áreas implicadas:

  • Tomando como referencia los resultados obtenidos con un primer análisis de la capacidad productiva, se debe planificar la gestión de los procesos de abastecimiento, a fin de garantizar que la producción no se detiene por falta de suministros, de evitar posibles roturas de stock y todo ello sin aumentar innecesariamente los costes de almacenamiento y provisión.
  • En relación con lo anterior, la consideración del papel de los agentes comerciales y la fuerza de ventas también ocupará un lugar destacado en la planificación de la capacidad de producción de una compañía: una correcta gestión de las ventas es clave para no saturar la capacidad productiva de la empresa.
  • También la cadena de distribución, incluyendo el transporte y la logística deben figurar de un modo destacado en la planeación de la capacidad productiva: una correcta estrategia logística permite reducir pérdidas y minimizar los riesgos derivados de una demanda extraordinaria o puntual.
  • Será imprescindible contar con herramientas que permitan diseñar los distintos escenarios posibles en los que considerar y poner a prueba la capacidad productiva de la compañía, con el fin de planificarla con detalle considerando todas las posibilidades. En este sentido, la implementación de herramientas Business Intelligence, como el cuadro de mando integral (o CMI) permite dar una respuesta adecuada a esta necesidad de planificar en base a previsiones posibles y reales.

Post relacionados:

CTA - eBook - Sectores producción industrial

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain