Prevenir el riesgo laboral en el trabajo es responsabilidad de todos. Trabajadores y empresarios deben aunar esfuerzos y comprometerse a velar por el cumplimiento de la normativa de seguridad y salud. Para ello, la organización preventiva es fundamental y el empresario puede optar por distintas modalidades a la hora de llevarla a la práctica. Dependiendo de las circunstancias podrá optar entre las siguientes cuatro alternativas:

Businessman holding yellow helmet in hands with tie and shirt on cityscape background

Businessman holding yellow helmet in hands with tie and shirt on cityscape background

Créditos fotográficos: istock Northern Stock

  1. Designación de trabajadores, con la capacidad correspondiente a las funciones a desempeñar, de acuerdo con lo establecido en el capítulo VI del RD 39/1997; en número suficiente como para dar la cobertura adecuada a la prevención del riesgo laboral y con los medios y el tiempo que sea necesario a su disposición para desarrollar adecuadamente sus funciones.
  2. Concertando la vigilancia de la salud con un Servicio de Prevención Ajeno y encargándose de todo lo demás el propio empresario; opción válida si desarrolla su actividad en el centro de trabajo de forma habitual, tiene capacidad para encargarse de las funciones preventivas que le corresponden, según dicta el capítulo VI del Reglamento de los Servicios de Prevención, el número de trabajadores en plantilla no supera los diez y las actividades desarrolladas en la empresa no se incluyen en el anexo I del RD mencionado.
  3. Constituyendo un servicio de prevención propio. Esta modalidad debe ser la elegida cuando se cuente con más de 500 trabajadores en plantilla o entre 250 y 500 pero se desarrollen alguna de las actividades incluidas en el anexo I. También habrá que optar por esta alternativa si así lo decide la Autoridad Laboral, previo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad.
  4. Contratación de un Servicio de Prevención Ajeno, que deberá cumplir con lo establecido en los artículos 16, 17 y 18 del RD 39/ 1997 (modificados por el 4 y el 5 del Real Decreto 337/2010) o constitución de un servicio de prevención mancomunado, artículo 21 del mismo RD (modificado por el 8 del Real Decreto 337/2010).

 

Pasos a seguir para la prevención del riesgo laboral

Una vez adoptado un modelo de organización preventiva la eliminación o minimización del riesgo laboral se llevará a cabo mediante las siguientes acciones:

A/ Confección de un plan de prevención del riesgo laboral que se conservará a disposición de la autoridad laboral, las autoridades sanitarias y los representantes de los trabajadores, e incluirá, al menos, los siguientes elementos:

  1. La identificación de la empresa.
  2. La estructura organizativa de la empresa.
  3. La organización de la producción.
  4. La organización de la prevención en la empresa.
  5. La política, los objetivos y metas que en materia preventiva pretende alcanzar la empresa, así como los recursos humanos, técnicos, materiales y económicos de los que va a disponer al efecto.

B/ Realización de una evaluación de riesgos laborales, que deberá actualizarse cuando cambien las condiciones del trabajo y tendrá que atender a:

– La naturaleza de la actividad.

– Las características de los puestos de trabajo existentes.

– Las características individuales de los trabajadores que los ocupen.

C/ Elaboración del análisis del riesgo laboral, para todos los identificados en el paso anterior en función de dos criterios:

– Probabilidad de amenaza.

– Magnitud del daño.

D/ Concreción de los riesgos, su gravedad y las medidas preventivas y acciones correctivas a tomar en el plan de prevención; teniendo en cuenta que la efectividad en la aplicación de ambas, medidas y acciones, deberá ser monitorizada para, caso de no ajustarse a los objetivos del plan, poder realizar los ajustes convenientes.

E/ Diseño de un programa de formación e información a los trabajadores que incida especialmente en:

– Los momentos en que se introduzcan cambios en instalaciones o procesos de trabajo.

– Las nuevas incorporaciones en plantilla.

– Los trabajadores expuestos a riesgos elevados.

– Los puestos de trabajo con mayor índice de siniestralidad.

– Los trabajadores especialmente sensibles.

F/ Designación de los representantes de los trabajadores en materia de seguridad y salud a los que se:

– Permitirá participar en las decisiones que afecten a este tema.

– Se consultará sobre los aspectos relacionados con la prevención del riesgo laboral.

G/ Establecimiento de un programa de vigilancia de la salud que facilitará los chequeos correspondientes al personal en plantilla, de forma periódica con la frecuencia establecida por la evaluación del riesgo laboral y también en los siguientes momentos:

  1. Incorporación al puesto por primera vez.
  2. Incorporación al trabajo tras causar baja prolongada.
  3. Asignación de nuevas funciones y responsabilidades que entrañan riesgos diferentes.

H/ Coordinación de actividades empresariales, para alinearse con los subcontratistas y socios laborales en materia de seguridad y salud, logrando alcanzar, a través de la cooperación efectiva, una prevención del riesgo laboral mucho más eficaz y acorde con las exigencias legales aplicables.

I/ Adopción de medidas de emergencia, que preparen a la organización para dar una respuesta adecuada y consistente (tal y como se recoge en el artículo 20 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales) en caso de producirse un incendio, necesitarse evacuar las instalaciones o ser preciso proporcionar los primeros auxilios a un trabajador que ha sufrido un accidente.

 

Otras actuaciones a tener en cuenta en cuanto a la prevención del riesgo laboral

Para completar las acciones que la empresa debe llevar a cabo en materia de gestión del riesgo laboral es preciso tener en cuenta las tres siguientes:

  1. Identificar y proteger especialmente a colectivos de riesgo (como los trabajadores especialmente sensibles a un riesgo o las trabajadoras embarazadas), adoptando medidas específicas.
  2. Documentar las actividades preventivas, para que siempre que sea requerido puedan ponerse disposición de la Autoridad laboral.
  3. Llevar a cabo la investigación de accidentes de trabajo correspondiente, si se produce un siniestro, así como detectar las causas de las enfermedades profesionales y poner medidas para evitarlas.

 

Post relacionados:

EOP - CTA BOFU Blended POST