La gestión de la producción ágil es la materialización de una buena elección. Apostar por ágil es tomar la decisión de aplicar un enfoque muy interesante y, en cualquier caso, necesario para desarrollar una ventaja competitiva en el dinámico mercado actual. Esta forma de entender la gestión de la producción se centra en garantizar una respuesta rápida al cliente. La velocidad es la clave. Una empresa ágil está en una posición mucho mejor a la hora de aprovechar las nuevas oportunidades y nichos que van surgiendo a medida que la demanda evoluciona y los clientes varían sus hábitos y transforman sus preferencias.

producción ágil

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre Lean en la cadena de suministro

TEXT - TOFU - Lean SC

 

Ágil: un modelo de gestión de la producción muy eficaz

La estrategia ágil que respalda el modelo de gestión de la producción planteado resulta extremadamente eficaz a la hora de alcanzar los objetivos de negocio. La clave para lograrlo es llegar a ser lo suficientemente flexibles como organización a nivel de manufactura para adaptarse al nuevo tipo de consumidores, que se caracteriza por:

1. Buscar la satisfacción inmediata. Cada vez más se están acostumbrando a ella y, a menudo, incluso están dispuestos a pagar por ello.

2. Quieren elegir. La capacidad de elección protagoniza sus decisiones de compra y la realidad muestra que prefieren obtener un producto exactamente como lo quieren, aunque sin compromiso.

3. Les gusta variar de costumbres. Los consumidores son inconstantes, sus intereses cambian y se mueven de forma impredecible.

A la vista de este perfil de consumidor parece complicado llevar a cabo una gestión de la producción acertada y rentable. Pero no es imposible. Ágil es eficaz, ya que se dirige directamente a estas cuestiones, reconociendo las realidades del mercado moderno y logrando transformarlas en ventaja competitiva.

 

Cómo es la gestión de la producción ágil

En la gestión de la producción ágil pueden distinguirse cuatro elementos clave:

A/ Diseño modular del producto: cuando se trata de ser capaces de variar las características de un producto es necesario dividir su proceso productivo en unidades pequeñas, independientes que sean fácilmente intercambiables, adaptables y sustituibles. De esta forma, en virtud de lo requerido por los clientes será posible llevar a cabo la variación rápida y fácil de cualquier artículo.

B/ Tecnología de la información: al servicio de la gestión de la producción se encuentran los datos y éstos necesitan de automatización de rápida difusión, para permitir que la información sea accesible en tiempo real a toda la empresa. Ésta es la única forma de conseguir aumentar la velocidad de respuesta en relación con los pedidos.

C/ Colaboración: creando alianzas virtuales a corto plazo con otras empresas se mejoran resultados, al hacer posible la minimización del tiempo de salida al mercado de los productos seleccionados.

D/ Cultura del conocimiento: la inversión en formación de los empleados es crucial si se quiere lograr una cultura de empresa que apoye el cambio rápido y la adaptación en curso. Las personas comprometidas y en línea con el enfoque ágil adoptado para la gestión de la producción consiguen mejorar la propuesta de valor al cliente y diferenciar al negocio de la competencia.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Lean SC