Logística de distribución: gestionando eficazmente el transporte

La logística de distribución es, y ha sido desde siempre, uno de los pilares fundamentales dentro del servicio logístico. Encargada de gestionar de manera eficaz el transporte de mercancías y productos, es necesario trabajar sobre ella para que la cadena de suministros vaya sobre ruedas y no se encuentren problemas de falta de abastecimiento.

logistica de distribucion

Créditos fotográficos: istock cybrain

¿De qué se encarga la logística de distribución?

En muchas ocasiones se confunde logística con distribución física, por ello, es necesario diferenciar entre ambos conceptos para conocer exactamente el papel que juega la logística de distribución dentro de la Supply Chain.

Se entiende por logística, a la dirección del flujo de materiales desde que salen del productor hasta que llegan al consumidor. Sin embargo, por distribución física se entiende por el transporte de productos desde que sale del vendedor y llegan hasta el comprador. Una vez claro hay que pasar a analizar de qué se encarga la logística de distribución y cómo se puede optimizar ésta.

Son varias las funciones que entrarían a formar parte dentro de la logística de distribución de productos:

  • Transporte de materiales. Encargarse de cómo se moverán las productos, tanto por dentro del almacén como por fuera de éste, con el fin de llegar a su destino final.
  • Gestión de pedidos. La gestión de pedidos es, sin lugar a dudas, una de las actividades más vitales dentro de la distribución física. Ésta se encarga de recibir, comprobar y transmitir las órdenes de compra.
  • Selección de embalajes. Con el fin de que los productos lleguen en perfecto estado al receptor, es necesario escoger qué embalajes se van a necesitar para el transporte de los productos. Cajas de madera, plástico, papel… el material variará en función de las necesidades de transporte y de la fragilidad del producto a transportar.
  • Plan de medios de transporte. Escoger qué medio de transporte es el idóneo para hacer llegar el producto a su destinatario. En este punto entran a jugar dos factores: uno el tiempo de transporte y otro el coste de éste. Es imprescindible jugar con ambos de manera que se consiga rapidez a un bajo coste.
  • Almacenamiento. Ver dónde se almacenarán los productos en base a las características de estos. En este punto se tendrán en cuenta las necesidades del producto en sí (por ejemplo, si precisan de un lugar refrigerado), el tiempo de almacenamiento máximo del producto y el coste que supone el almacenarlos.
  • Inventario. Otro de los puntos claves de la logística de distribución es el control de inventarios. Conocer cuántas unidades hay disponibles, con qué periodicidad hay que hacer pedidos para disponer una cantidad correcta de stocks y controlar que el stock no es ni inferior, ni superior al que debería estar, son algunas de las tareas relacionadas con el inventario.

 

Consejos para optimizar la logística de distribución

Todas las funciones descritas anteriormente se deben realizar con diligencia para conseguir un objetivo: la optimización de tiempos y de recursos. Conseguir abastecer el producto en forma y tiempo determinado, y a un coste lo más inferior posible, es el objetivo básico que se persigue en la logística de distribución pero, ¿cómo se puede conseguir esto?

  • Análisis. Como en cualquier actividad el análisis es de vital importancia. En este punto se empezará con el análisis de la demanda. Se tienen que ver los históricos de venta de productos, la periodicidad y/o estacionalidad de los mismos y, en base a ello, hacer una previsión de la demanda. Esta previsión ayudará a saber el nivel de stock óptimo que hay que tener para poder llegar a abastecer toda la demanda. Eso sí, este análisis debe estar en constante movimiento ya que el mercado está cambiando siempre, con lo que no se debe caer en el error de únicamente tener como referencia el pasado.
  • Gestión. Gestionar de manera eficaz los inventarios y los pedidos ayudará a agilizar la Supply Chain y, por ende, la distribución de los productos. En este punto se deberían gestionar los tiempos de entrega, los medios de transporte, el inventario, los albaranes, los procedimientos tal como etiquetado y embalaje.
  • Control. Hay que establecer unos puntos de control, o dicho de otra forma, unos indicadores para saber si el trabajo realizado va por el buen camino o, si por el contrario, se deben tomar medidas para acercarse a los objetivos fijados.

 

CTA - eBook - Técnicas de motivación y gestión de equipos

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management