Las gestión logística nunca ha sido una cuestión simple ni exenta de retos. Sin embargo, en los últimos tiempos y muy especialmente desde la irrupción del e-commerce en el escenario empresarial, las necesidades logísticas y de transporte han alcanzado unos niveles de complejidad y sofisticación inusitados.

La atención pormenorizada y exhaustiva de los procesos y las actividades simples implicadas en el complejo entramado de las operaciones logísticas deviene, por ello, una cuestión de suma importancia si se desea alcanzar un óptimo nivel de gestión de la cadena de suministro, exigiéndose, por ello, una primera diferenciación de estas operaciones en lo que se ha denominado logística interna, por un lado, y las consideradas propias de la logística externa por el otro, todo ello sin perjuicio de la necesaria visión integral del conjunto de las operaciones logísticas que se lleven a cabo.

logística externa

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre la cadena de suministro global

TEXT - TOFU - Radiografía cds global

La logística externa, una atención focalizada en una perspectiva integral

Cuando decimos que la logística externa y el conjunto de operaciones que se engloban bajo esta denominación son la punta del iceberg es porque, pese a ser las más visibles y en mayor contacto directo con el cliente o el consumidor final, no son sino el resultado de una tarea de planificación y gestión que debe aunar una visión focal y pormenorizada de las mismas, y una visión integral del conjunto de operaciones logísticas, tanto internas como externas, que se llevan a cabo en una compañía.

No es posible, pues, alcanzar un nivel óptimo de ejecución en operaciones de logística externa sin una adecuada planificación y gestión global, por lo que la consideración de las actividades logísticas externas jamás debe tomarse de un modo independiente, en términos absolutos, en la planificación de la cadena de suministro.

Aclarado este punto y teniendo en cuenta que la logística externa engloba todas las operaciones destinadas a facilitar un producto finalizado o a prestar un determinado servicio al cliente o consumidor final, veamos algunos de los procesos y las actividades considerados como propios de esta área para ilustrar la interdependencia de la que hablamos:

  • Almacenamiento de productos finalizados y gestión de stocks: no cabe duda de que, para alcanzar un nivel óptimo de satisfacción del cliente, la gestión de almacenes y stocks juega un papel crucial. Sin embargo, junto a su rol en el conjunto de las operaciones logísticas externas, es importante destacar su íntima dependencia de una correcta planificación y gestión logística integral, que no parte de la consideración del producto finalizado sino que contempla todos y cada uno de los eslabones de la cadena de suministro.

  • Lo mismo podemos afirmar de la expedición, para la que contar con una adecuada rotación de los productos almacenados (y, por ende, como acabamos de anotar, con una adecuada planificación integral de la cadena de suministro) es tan fundamental como contar con un sistema que reduzca al mínimo las posibilidades de error en la expedición de mercancías, o que garantice un porte adecuado de las mismas.

  • La distribución y la logística inversa, otras de las grandes operaciones incluidas en la logística externa, dependen no solo de una correcta gestión y ejecución de la expedición de las mercancías, o de una adecuada planificación de las rutas (entre otros aspectos); la distribución y el retorno o la devolución de mercancías permite establecer un contacto directo con el cliente, por lo que su importancia estratégica es clave. No es de extrañar, pues, que los resultados alcanzados con estas operaciones dependan, también de un modo directo, de una correcta planificación de la cadena de suministro.

Post relacionados:

POST - TOFU -  Radiografía CdS